¿Se pueden recoger las conchas marinas de la playa?

Las conchas marinas que encontramos desperdigadas por la playa tienen una mayor importancia de lo que podamos creer.

De verdad que no queremos aguarle la fiesta a nadie. Pero hay un tema peliagudo del que nos han preguntado varias personas en relación a sus visitas a la playa. Hablamos de las conchas marinas. ¿Se pueden recoger? ¿Qué ocurre si lo hacemos? ¿Hay algún posible aspecto negativo a tener en cuenta? Porque, en principio, todos hemos recogido conchas en alguna ocasión, ya sea para hacer un collar, como decoración o incluso para ponerlo alrededor de un marco de fotos. Lo que quizá no sabíamos es que hay que tener en cuenta un aserie de aspectos para pensarnos dos veces si hacerlo o no.

Lo primero es tener en mente que muchas veces esas conchas que recogemos de la arena pueden no estar vacías. Hay seres vivos en la playa y el mar que posiblemente puedan usar ese espacio como vivienda, así que no sería raro que cuando la estés recogiendo, haya algo dentro.

El problema de llevarnos conchas es que alteramos el ecosistema que se ha formado de una manera natural. Y eso no es algo que acabe resultando positivo. Si comparamos lugares en los que el hombre no ha interactuado con el ecosistema y sitios donde ha ocurrido lo contrario, apreciaremos la gran diferencia que existe. Las conchas forman parte del ecosistema de la playa y de todo lo que la rodea, al igual que las algas marinas u otros elementos que están en el agua o que acaban en la arena.

Hay muchos casos en los que pequeños cangrejos usan esas conchas como vivienda. Nosotros las podemos ver en puestos de venta en las tiendas de la playa, pero hay que pensar que quizá fueran la “residencia” y medio de protección de alguno de estos cangrejos. Asimismo, dicen los expertos que cada uno de los elementos de la playa, hasta las conchas más pequeñas, tienen un papel en la creación de un ecosistema saludable. Las conchas, por ejemplo, pueden afectar a la forma en la que se producen los patrones de erosión en la costa.

Aunque todos lo hemos hecho, es importante saber cómo afectan este tipo de acciones a las playas. Nunca nos habríamos imaginado, hasta participar en una de las clases impartidas por expertos y biólogos marinos, cómo una simple acción como recoger conchas podría afectar tanto. Por supuesto, los casos más graves son los de las conchas más grandes y en buen estado, en especial cuando se recogen como producto para su venta. Pero, si podemos colaborar no llevándonos conchas a título personal, seguro que el ecosistema nos lo agradece.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 2,25 de 5)
2.25 5 4
Loading ... Loading ...