Mayordomos con especialidades curiosas

Lejos de la figura convencional del mayordomo, algunos hoteles ofrecen esta figura asociada a especialidades concretas y a veces muy modernas. Por ejemplo, el mayordomo gestor de redes sociales o el especialista en surf.

downton-abbey

Series de televisión como ‘Downton Abbey‘ nos han devuelto la imagen del mayordomo servicial, de traje impoluto, educación británica exquisita e inmensa discreción. Una imagen que encaja con la que tenemos de este empleo muchos de nosotros, ni que sea porque jamás hemos podido (ni nos hemos planteado) contratar este servicio para nuestro hogar.

Sin embargo, los hoteles de lujo del mundo saben muy bien el valor de esta figura. Pensada para ofrecer lo mejor a sus clientes, se dedica a satisfacer sus necesidades con la versión contemporánea de todo aquello que llevó al mayordomo a la fama. Y en un mundo que tiende a la especialización, también él se ha adaptado a las exigencias concretas de ciertos alojamientos y tipos de cliente.

Como resultado aparecen mayordomos con especialidades tan curiosas como las que nos acerca este artículo de Nomadistas, y que resumimos a continuación. Son el resultado de necesidades detectadas y caprichos dignos de grandes bolsillos, por lo que no dedican su labor a un conjunto de servicios sino a un requerimiento concreto para el cual están debidamente preparados.

Así, por ejemplo, el Hotel Loews Madison de Washington ofrece un servicio de mayordomo que se dedica en exclusiva a la gestión de las redes sociales del huésped. En la era de internet, son muchas las personas adineradas que utilizan este medio de escaparate y de contacto constante con clientes reales y potenciales. Nada mejor en sus días de descanso que alguien que cubra esta labor, más que el hecho que se dedique a servirle el té de las cinco.

En el Rosewood Hotels & Resort de Nueva York implantaron al mayordomo de fragancias, entregado en los aromas más exclusivos del mercado internacional. En cuestión de minutos aparece en la habitación con una bandeja de plata con productos a elegir, todos ellos de las marcas más prestigiosas y asesora al cliente en su elección. En el Viceroy de la Rivera Maya, México, ofrecen un servicio similar pero especializado en los mejores jabones.

Hasta ahora hemos visto mayordomos de función práctica y para paladares sibaritas. Pero en la sociedad del culto al cuerpo y del deporte, no podía faltar aquel que rompe definitivamente con el tópico del señor con edad y experiencia. Se trata del joven en plena forma, cuya especialidad escapa del todo a aquello que estamos acostumbrados.

Y de este modo aparece el mayordomo del surf, que además de asistir al huésped en el hotel, se dedica a asesorarle para enfrentarse a las olas del litoral californiano. Lo encontraremos en el St. Reagis Monarch Beach Resort. Y también el del bronceado, que unta cremita y asesora sobre la mejor protección solar a los bañistas del Ritz-Carlton de South Beach, Florida.

Todas estas propuestas tienen en común el salirse de la imagen convencional de mayordomo. Modernidades aparte, y visto lo visto, surge una pregunta: ¿Se les puede llamar realmente mayordomos? Dejamos a vuestro criterio la respuesta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...