Lanzas a favor del turismo interior

En tiempos de crisis, nada mejor que contribuir a la economía local a base de ahorro. ¿Cómo? Redescubriendo el turismo interior. Una opción asequible, cercana, sin sorpresas desagradables y con un mundo por descubrir.

turismo interior

Por una parte tenemos un sector importante de la población española que este verano no podrá ir de vacaciones. Y por la otra, enclaves turísticos que lamentan la pérdida del turismo interior, sobre todo aquellos que históricamente han vivido del visitante nacional. Santiago de Compostela, por ejemplo.

La situación no deja de ser paradójica. No podemos afrontar un viaje de gran envergadura, pero renunciamos a opciones más asequibles a tocar de casa y que ayudarían a reactivar nuestra maltrecha economía. Es por eso que hoy nos proponemos lanzar algunas lanzas a favor del turismo interior. Porque a veces las auténticas maravillas nos esperan a la vuelta de la esquina.

España, país de inmenso patrimonio: ¿Sabías que la Alhambra de Granada figura entre los monumentos más visitados del mundo? ¿Que España, con 44 espacios declarados Patrimonio de la Humanidad, es uno de los países con más distinciones de este tipo en el mundo? Vives en un país que recibió 57,7 millones de turistas en 2012, ¿hasta qué punto vale la pena empeñarse en buscar fuera lo que los demás encuentran en nuestra casa? Y además, ¡piensa que muchos de los que nos visitan repiten! Hay buenos motivos para ello.

– En la playa como en el Caribe: Lo que muchos buscan en verano es sol, playa, naturaleza y aguas cristalinas. Las Islas Canarias y las Baleares nos lo ofrecen, pero también muchos enclaves de los 3.168 km de litoral peninsular. Espacio suficiente para que haya desde playas con todos los servicios y comodidades, ideales para un día en familia, hasta calas vírgenes encastadas entre abruptos acantilados.

– Trayectos cortos, menos gasto: Si bien es cierto que un vuelo a Sevilla cuesta a veces más que uno a Londres, también lo es que a menos de 2 horas de coche te espera algún lugar precioso que jamás has visitado. ¿O me equivoco? Un pueblo con encanto, un parque natural, o incluso una gran ciudad de rico patrimonio. Sin ir más lejos, muchos barceloneses no han pisado jamás Girona, Lleida, Tarragona o Zaragoza. Un golpe de coche o una buena oferta en AVE o avión nos darán la oportunidad. Y además, en caso de no querer pernoctar, podemos ir y volver en el mismo día.

– Nada de sorpresas: Un restaurante más caro de lo esperado, un taxi que nos da más vueltas de la cuenta, o souvenirs a precio de oro. Si algo bueno tiene estar en casa es que somos turistas «solo a medias». Dominamos el idioma, conocemos la cultura, y tenemos una idea clara de las cosas que pueden convertirse en gasto innecesario para el bolsillo. Y en caso de imprevistos, sabemos mejor a quién acudir o cómo reaccionar.

– Contribuyendo a la mejora entre todos: Vivimos tiempos difíciles, y ayudarnos los unos a los otros puede ayudar a paliarlos. Visitar un enclave cercano es contribuir al desarrollo de su economía, a la vez que ahorramos dinero y disfrutamos de maravillas que nos eran desconocidas.

Hemos resumido algunos motivos, pero hay muchos más. Este verano, si el presupuesto no da para cruzar fronteras, piensa todo lo que te espera si te quedas cerca de casa. Y que además, ya hay quien te ofrece facilidades para que te salga aún más a cuenta.

Foto: valderrama.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...