La oferta hotelera en Galicia dobla la demanda

Este verano la comunidad ha alcanzado las 74.000 plazas hoteleras, cuando bastaría con 35.000 o 40.000. La oferta de plazas en Galicia triplica la de otras autonomías y agrava la crisis del sector.

El turismo es uno de los puntos fuertes de España y principal apuesta de muchos enclaves de nuestra geografía. Sin embargo, algunas comunidades, como Galicia, viven básicamente del turismo interior. Ocho de cada diez visitantes proceden de la misma Galicia o de otros puntos del país. Y aunque la crisis ha acentuado la apuesta por esta forma de turismo, son muchas las personas que optan por quedarse en casa o moverse a bajo coste. En ese sentido, nada más sencillo que peregrinar y tirar de albergues.

El sector turístico representa un 11% del PIB de esta comunidad autónoma. Así lo explicaba Francisco Canabal, presidente del organismo  que agrupa casi el 60% de los hoteles abiertos en Galicia, en una reciente entrevista para La Voz de Galicia. Sin embargo, el exceso de oferta supera la demanda hasta casi duplicarla. «Más de la mitad de las plazas (de hotel) actuales sobran. Llegaría con 35.000 o 40.000 de las más de 60.000 que hay», afirmaba.

Esta oferta hotelera ya duplica la de otras comunidades autónomas con un volumen similar de turistas. En Galicia se alcanzan las 74.000 plazas hoteleras en temporada alta, una cifra que duplica la de Castilla- La Mancha, casi triplica la del País Vasco y representa un 76% más que la de Aragón. Y siguen abriendo hoteles, una situación paradójica que agrava aún más la situación.

Hace algunos años el verano servía al sector para remontar las pérdidas que se hubieran podido registrar durante el invierno. Sin embargo, este año la afluencia de visitantes ha sido más que insuficiente. «Junio ha sido malo, julio peor y agosto ha ido tirando según las zonas. La ocupación media ha quedado en el 50,7 %, una cifra horrorosa. Hay que remontarse a 1999 para encontrar otra igual», afirmaba Canaval en la citada entrevista.

Esta menor afluencia influye en los precios, cuyas tarifas se han reducido entre un 20% y un 30%. Tanta rebaja hace que para algunos establecimientos sea más rentable cerrar, ni que sea temporalmente, que mantener abierto un negocio con pérdidas. Y por supuesto, también perjudica el empleo.

Pese a haber 16 alojamientos más abiertos, este verano el sector ha dado empleo a un 8,2% menos de empleados. Y en consecuencia, las plantillas son más inestables, abunda el trabajo temporal y se buscan profesionales más polivalentes. «Somos empresarios y tenemos que salir a flote, y prefieres tener a alguien de recepcionista dispuesto a hacer camas o de camarero», explica Canaval en declaraciones recogidas por El Faro de Vigo.

¿Cuál podría ser la solución para esta crisis? «Hay que invertir más en la promoción en destino y los tres aeropuertos (Vigo, Santiago y La Coruña) hay que coordinarlos: repartirse los destinos y nada de subvenciones a aerolíneas», apuesta este empresario.

Foto: FreeCat.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...