Un vuelo se retrasa por abrir la puerta de emergencia

Un pasajero decide abrir la puerta de emergencia del avión en el que había montado y retrasa el vuelo una hora.

Vuelo de China Southern Airlines

Hay algunas personas que no se saben estar quietas. Y nos sorprenden sus decisiones, todo sea dicho. Es lo que ha ocurrido con un pasajero de un vuelo de China Southern Airlines, que antes de que el avión despegase, decidió abrir la puerta de emergencia. El pasajero, que estaba preparándose para despegar del aeropuerto de Chengdu, comentó que solo quería “un poco de aire fresco”.

En relación a cómo tuvo la mala idea de abrir la puerta de emergencia, el hombre dijo que confundió la puerta con la palanca que hay en las ventanillas del avión para dejar que entre aire. No sabemos exactamente a qué se refiere o si algo de lo que pasaba por su cabeza tenía sentido. No lo parece a primera vista.

Lo que tampoco entendemos es cómo puede ser que el pasajero tuviera la libertad de abrir la puerta de emergencia sin que nadie del vuelo se diera cuenta de ello. Es de locos. Quizá no se planteaban que algo así pudiera ocurrir y por eso no prestaron atención. En cualquier caso, las consecuencias de su acto para respirar aire fresco fueron bastante problemáticas, puesto que los viajeros sufrieron un retraso en el vuelo de más de una hora.

Cuando se descubrió lo que había ocurrido el equipo del avión tuvo que investigar y analizar la situación, así como proceder al cerrado de la puerta desde el exterior. La mala noticia para el pasajero temerario es que hacer algo así está penado y es un delito, por lo que es posible que se encuentre ante consecuencias bastante negativas debido a ello. Por suerte el incidente no acabó en tragedia y no pasó del mero problema y del retraso. Pero ya se han producido incidentes similares en otros casos y los empleados de las aerolíneas están cada vez más preocupados por las decisiones que toman algunos pasajeros por cuenta propia.

En el momento en el que subimos a un avión tenemos que tener en cuenta que pasamos a estar dentro y que no hay posibilidades de salir hasta el aterrizaje. Es lógico y existen métodos de relajación que podemos utilizar si nos encontramos agobiados o con problemas de aire. Siempre es recomendable preguntar primero a una azafata de vuelo antes que hacer alguna locura, puesto que seguramente nos ayude con consejos o con algún tipo de apoyo. Hagamos lo que hagamos, no abramos la puerta de emergencia en ningún tipo de situación.

Vía: Mashable

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...