¿Se puede viajar cómodo en un avión?

Aunque antes eso de poder tener el sitio que se desea para viajar en avión era cosa de ricos, cada vez más fabricantes intentan buscar el modo de compaginar comodidad con el mayor número de pasajeros en todos los vuelos.

aviones

La innovación ha llegado para quedarse. Y aunque en el sector de la tecnología esto lo tenemos claro, en el mundo del turismo no siempre resulta tan relevante. Sin embargo, es realmente importante estar al tanto de todas esas novedades que podríamos disfrutar en un futuro no tan lejano. Y de ellas queremos hablarte hoy en nuestro blog con lo que podría parecernos una utopía. ¿Se puede viajar cómodo en un avión? Parece que todo indica que muy pronto esto no será solamente una historia de las clases business, que como sabes, disponen de asientos mucho más amplios en los que pasar las muchas horas que duran algunos vuelos sin demasiados problemas de espacio.

Lo cierto es que hasta ahora, veíamos algunas propuestas en las que realmente nos olvidábamos de que estábamos en un avión en aerolíneas que ofrecían servicios exclusivos de lujo. En ellos, los pasajeros viajaban casi como si estuviesen en un hotel cinco estrellas. Pero claro, todo eso tiene un elevadísimo coste, que la mayoría de los mortales no podríamos asumir. Pero no parece que la distribución actual de los aviones vaya a mantenerse intacta por mucho tiempo. Es más, los cambios se avecinan, y ya hay varios prototipos pensados para las nuevas necesidades que reclama el pasajero.

Viajes con mayor comodidad

La comodidad ha sido hasta hace no tanto años algo relativamente cuidado en el mundo de las aerolíneas. Pero cuando el turismo se convirtió en una actividad de masas, las compañías tuvieron que bajar sus precios y adaptarse a un mercado en el que el low cost era lo que triunfaba. Así, tener un asiento medianamente cómodo pasó a ser casi un privilegio. Un privilegio por el que por supuesto había que pagar. Entonces empezaron a aparecer los asientos de primera o de clase business que poco tenían que ver con aquellos que un día eran mencionados en esas categorías. Hay un poco más de espacio, pero si se busca la comodidad, hay que acudir a aerolíneas especializadas o a vuelos específicos que la ofrecen realmente. Y todo ello a base de ceros en la cuenta corriente.

De hecho, tener comodidad en un vuelo actual supone casi una noticia. Pero si hace unos años el low cost era la norma, ahora parece que poco a poco todos empezamos a tener claro que debería haber un punto intermedio. Y es ahí hacia dónde parece dirigirse el enfoque comercial de las compañías tradicionales. H asaltado a los medios actualmente que la aerolínea Thomson Airways ha encargado un avión cuya principal novedad son una especie de cabinas familiares. Cuatro asientos, colocados dos enfrente de dos como es habitual en los trenes. Pensados precisamente para dar un poco más de comodidad y de privacidad a las familias que viajan juntas. Y por ahí podríamos empezar a ver esos cambios en los que los viajes normales, no los de lujo, toman ese concepto como suyo.

Viajar de pie: la otra cara de la comodidad en los viajes

Sin embargo, aunque esta noticia ha desvelado que son varias las compañías que tienen ideas similares acerca de conseguir una mayor comodidad para los pasajeros habituales, también es cierto que las low cost buscan experimentar mucho más allá de estas fronteras. Tanto que no es la primera vez que se habla de la estrambótica apuesta de Ryanair por traer pasajeros de pie, como si se tratase de uno de esos autobuses urbanos en los que los sitios están bien contados. Claro que no es lo mismo viajar en un urbano unos cuantos minutos, que hacerlo en un vuelo que puede tardar horas. Ni tampoco las condiciones que hay en tierra firma, como las que hay con las turbulencias del aire.

Si bien de momento nadie desde los entes reguladores se ha pronunciado oficialmente ante la propuesta de la low cost irlandesa, sí que es verdad que ha dado mucho que hablar. Y que precisamente en este caso, que hablamos de aerolíneas que buscan acercarse a ese punto medio, nos encontramos con la estrategia enfrentada. Y aunque yo no sé si me convendría esta cabina familiar, o viajar de pie, tengo claro que todas esas innovaciones, y todas esas novedades nos sirven para tener una mayor oferta en el mercado. Y si hay mayor oferta, hay mayor libertad de decisión de ir al bajo coste total, o de pagar un poco más para estar realmente cómodo. ¿No te parece?

Desde luego, que nadie se asuste de lo mucho que parece que va a cambiar esto de viajar en aviones, que parece que la cosa ha llegado para quedarse.

Imagen: M Peinado

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...