¿Qué valoras más al viajar en avión?

Muchos viajeros toman la decisión de viajar en una aerolínea u otra dependiendo del vino o champán que se vaya a servir en el vuelo.

Alcohol en avión

Hay muchos tipos de viajero frecuentes en cuanto al uso de aviones. Una gran parte de personas eligen el avión con el que se desplazarán entre países en base al precio. Buscan no la mejor oferta, sino la propuesta relación calidad-precio más adecuada. Es algo innato, nos gusta la calidad. Otros viajeros quieren llegar lo más rápidamente posible a su destino, así que aunque tengan que sacrificar otros aspectos, viajan en los aviones que les garanticen un vuelo más rápido o la menor cantidad posible de conexiones.

En algunos casos también hay quien elige el avión que tomará en base a la calidad del alcohol que sirvan a los pasajeros. Son los denominados como «oeno-fliers», viajeros que como primer factor a la hora de elegir un avión valoran el vino y el resto del alcohol que se sirva. Quizá parece un factor poco importante o de escasa relevancia para una gran mayoría de los viajeros, pero quienes de verdad lo valoran explican que para ellos es fundamental.

Cuentan estos oeno-fliers que en algunos casos han optado por rutas mucho más largas, en las que han tenido que esperar más tiempo o hacer cambios de avión, solo por tener la oportunidad de llegar a los aviones que les proporcionan el mejor servicio en este sentido.

Suena un poco extremo, pero tiene mucho sentido. Rara es la vez en la que uno de los aviones que más destaca a la hora de seleccionar el vino o el champán, no cumple también de una manera sobrada en los demás aspectos del vuelo. Suele ser muy raro que un avión que tenga un vino excelente no disponga también de buenos asientos, una atención al viajero de calidad y unos niveles de estabilidad en vuelo que alcancen los niveles más recomendables. Así que en cierta manera, es otro factor más de un cómputo general de diferenciadores de la calidad de un vuelo.

Pero sí es verdad que algunas de las historias que cuentan los oeno-fliers están relacionadas con vuelos de una baja calidad, pero que se han visto recompensados por vinos realmente buenos. Y dicen estos viajeros que cuando te has tomado una o dos copas de algunos de los mejores vinos, todo lo demás comienza a importar menos, dado que el placer que proporcionan es mucho mayor. Quizá vosotros mismos seáis uno de estos oeno-fliers y todavía no lo sepáis. La próxima vez que voléis en avión no olvidéis probar su vino.

Vía: CNN

Foto: Adam Kahtava

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...