¿Qué puede pasar si le hago una foto a mi tarjeta de embarque?

La tarjeta de embarque es un elemento privado al que nunca deberíamos hacerle una fotografía al ser personal.

Tarjeta de embarque

¿Pero puede pasar algo malo? Eso es lo que nos preguntamos muchos cuando pensamos en si hay algún riesgo en hacerle una foto a la tarjeta de embarque. Pero no nos engañemos, vivimos en una sociedad en la cual llegamos a encontrarnos con tantos riesgos en términos de seguridad que nos debemos plantear muy en serio hacer determinadas cosas.

El tema de la tarjeta de embarque ha llegado hasta nosotros debido a un blogger viajero llamado Steve Hui, que ha soltado la liebre para que todos acabemos preocupados. El viajero mencionó que había visto a un amigo de Facebook publicar una foto de su tarjeta de embarque antes del viaje. Comenta que decidió probar un experimento para ver cuánta información podía obtener de la foto, en la que se incluía el nombre del viajero y la referencia de reserva de la aerolínea con la que había comprado el billete para viajar.

Lo primero que hizo Hui fue llevar a cabo la prueba del algodón. Entró en la web de la aerolínea e introdujo el número de reserva que aparecía en la foto que había publicado su amigo. Esto le permitió a Hui acceder a una enorme cantidad de información que resulta excesivamente sensible. En manos de una persona con malas intenciones… podría ser un caos.

Cuando introdujo el número en cuestión obtuvo la información correspondiente a los asientos que ocupaba el viajero en el avión y también se llevó información detallando los distintos viajes que había realizado esa persona de manera reciente. No menos importante, con el acceso obtuvo la información de las tasas que había pagado su amigo y recibió los cuatro últimos dígitos de la tarjeta de crédito del usuario. ¿No pensáis que quizá es demasiada información? El problema es que la información es poder y en este caso supone muchísimo poder.

Hui dice en una entrevista que con ese acceso podría haber hecho distintas cosas. Por ejemplo, cambiar los asientos del avión en los que su amigo se tendría que sentar. También hubiera tenido poder para alterar el desayuno que hubiera solicitado, modificar las escalas que realizase el avión o incluso cancelar el viaje directamente y echar a perder los billetes. Y todo eso mediante un acceso simplificado que podríamos haber realizado cualquiera de nosotros, ¿os imagináis con un hacker de por medio?

El blogger asegura que el daño que se puede hacer de esta forma es realmente grave, puesto que podrían acceder a tu cuenta de viajero y gastar tus puntos o hacer mil cosas más. Así que valoremos este consejo y no hagamos fotos a la tarjeta de embarque. Estaremos más a salvo.

Vía: News Australia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...