¿Qué molesta más de los pasajeros a los asistentes de vuelo?

Los asistentes de vuelo hablan en la red acerca de las cosas que menos les gusta que hagan los pasajeros.

Pasajeros del avión

Todos volamos en avión y tenemos unas costumbres y comportamientos que creemos que están bien. Pero a veces es difícil saber si algo podría mejorar, sobre todo en el trato que tenemos con los asistentes de vuelo. Si bien hay ocasiones en los que ellos mismos no son tan amables como debería, en otras ocasiones se encuentran sufriendo las prácticas poco agradables de los pasajeros, que se convierten en su peor pesadilla.

Una encuesta realizada en el foro Flight Attendant Career Connection nos permite conocer cuáles son las cosas que más molestan a los asistentes de vuelo que hagan los pasajeros. Algunas de las respuestas son bastante lógicas y comprensibles, pero en otros casos nos sorprendemos bastante. Una de las cosas que molestan a los asistentes, por ejemplo, es que los pasajeros tarden horas en decidir cuál es la bebida que les apetece tomar. Dice una asistente de vuelo que si sabes que ella está en camino, ¿por qué no piensas antes qué te apetece beber?

También molesta que se deje basura en los asientos, como envoltorios o cualquier otro tipo de cosa que luego tienen que ser los asistentes quienes tiren. ¿Por qué cada uno no tira sus propios residuos para ser más higiénicos?

En el grupo de acciones de mala educación se encuentra el que nos dejemos los auriculares puestos con la música a tope cuando estamos pidiendo una bebida. Como tengamos que preguntarle al asistente que nos repita lo que nos ha dicho, seguro que se molestará. En la línea de lo que nunca se debe hacer está el caminar descalzo por el avión. No estamos en nuestra propia casa, así que tendríamos que tener un poco de educación con los demás. Si quitarnos los zapatos y quedarnos descalzos en el asiento ya está mal visto, imaginar si lo expandimos a ir caminando por el avión.

A las asistentes tampoco les gusta que les agarren del vestido o que las llamen de forma sonora para hacerse notar. Prefieren que les digan algo como «perdone» y ellas reaccionarán de inmediato. Tampoco es nada recomendable darle a los asistentes objetos personales usados, como cepillos de dientes, pañales o pañuelos (todo ello un poco asqueroso). Y acabamos la lista con un repaso rápido a otras cosas que molestan: hacer yoga en los pasillos, ir al baño después de despegar y mientras se están repartiendo las comidas, o pedir bolígrafos para rellenar documentos de aduanas.

Foto: Tom Purves

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...