¿Qué es lo que no debes decirle nunca a un asistente de vuelo?

Los asistentes de vuelo no están para servirte y hay algunas cosas que no deberías decirles por ninguno de los motivos.

Pasajeros en el avión

Te montas en una avión y no tienes mucha experiencia con cómo actuar. Pero sabes que hay algunas cosas que no debes hacer por ninguno de los motivos. Otras te las imaginas, aunque te gustaría saber exactamente qué es lo que nunca debes decirle a un asistente de vuelo. Recuerda que no son tus empleados y que no están ahí para satisfacerte. Por eso hay que evitar ciertas cosas. Algunas de ellas son más evidentes que otras, pero no las vamos a dejar de lado.

Comenzamos evitando decir «Hola, guarda mi maleta, que yo ando cansado». No, la maletita o la bolsa de mano la guardas tú mismo. Sin más vuelta de hoja. Los asistentes, como mucho, se ocuparán de ajustar algo que no quede bien puesto o te dirán que lo hagas tú, que para eso son tus cosas. Además, si cargas tus bolsas de forma exagerada, no habrá nadie que tenga que hacer el esfuerzo de moverlo por ti. Ponte cachas y listo.

«Vigila a mi hijo, que me voy a dar una vuelta». Dar una vuelta por el avión es un concepto variable dependiendo del avión, pero es verdad que hay ocasiones en las que vemos cómo los padres dejan a sus hijos en el asiento para relajarse un poco por los pasillos. Si lo hacemos no pensemos que los asistentes tienen que vigilarles por nosotros.

«¿Que apague mi móvil? ¿Y eso? ¿Por qué te apetece?». Hay que ser tonto para ponerte respondón cuando desde la tripulación del avión te han dicho que apagues tus dispositivos móviles y que no los vuelvas a enchufar hasta que se haya producido el despegue o aterrizaje. Pero aunque os sorprenda, hay que decir que son muchas las personas que han llegado a ponerse tontas en este sentido. Nosotros os pedimos que tengáis cabeza y que si os dicen que apaguéis el móvil, lo hagáis, tampoco vais a sufrir tanto por estar unos minutos con el teléfono desconectado.

«¿Me traes dos o tres bebidas de golpe? Y a mi el primero, que soy más importante que los demás pasajeros». Lo puedes intentar, pero dudamos mucho que vaya a resultarte un método efectivo. Lo primero, ¿qué es eso de pedir varias bebidas de golpe? Luego tendrás muchas ganas de ir al baño. Y lo segundo, seguro que hay alguien más importante que tú en el avión. No intentes imponerte sobre la forma de trabajar de los asistentes. Teniendo todo esto en cuenta seguro que tu viaje es mucho más agradable.

Foto: Tom Purves

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...