¿Por qué subimos las ventanillas en los aviones durante aterrizajes y despegues?

Los miembros de la tripulación se ven muy beneficiados si subimos la ventanilla en una de las filas de las salidas de emergencia.

aterrizajes y despegues

Es posible que en algunos vuelos te hayas percatado de que los pasajeros que se encuentran en las filas correspondientes a las salidas de emergencia tienen que subir las ventanillas durante los despegues y los aterrizajes. ¿Pero cuál es el motivo de esta acción? ¿por qué se lleva a que los viajeros realicen este paso durante estos momentos?

Sabemos por cultura popular que el despegue y el aterrizaje son los momentos más críticos para la estabilidad de un vuelo. Las estadísticas y los márgenes de error demuestran que la mayor parte de accidentes se producen en una de estas dos fases y no durante el vuelo como pueden temer muchas personas. Esa es la primera parte de la explicación.

La segunda parte se encuentra en un sencillo motivo: si algo llegara a ocurrir, que las ventanas estuvieran subidas permitiría a los miembros de la tripulación reaccionar con mucha más rapidez a la hora de llevar a cabo la evacuación del vuelo. Podrían ver si en el exterior hay fuego, si hay escombros o si se ha producido cualquier tipo de incidente que impida que los pasajeros salgan por una salida específica del avión. Por supuesto, que la ventanilla esté subida es un factor para que no haya que perder tiempo haciéndolo.

Las autoridades de la seguridad aérea determinan que el margen máximo de evacuación de un avión debe ser de máximo 90 segundos. Es un tiempo muy ajustado que supone que las aerolíneas tienen que raspar segundos sea como sea para cumplir sus estándares y poder volar habiendo cumplido las pruebas a las que se somete a sus profesionales. Si subir la ventanilla requiere de la inversión de 2 o 3 segundos por parte del equipo de a bordo, será algo crucial que sean los pasajeros quienes la hayan subido antes del despegue o aterrizaje para que esa parte ya esté resuelta.

Pensemos que, por otro lado, en un momento como este hay mucha tensión en el ambiente y que los miembros de la tripulación deben poder concentrarse en lo más urgente sin demorar ninguno de los pasos. Subir la ventanilla no implica solo invertir unos segundos, sino despistar la mente de lo verdaderamente importante, que es poner en marcha a todos los pasajeros, asegurarse de que todo está estable y proceder a la evacuación para salvar todas las vidas implicadas. Así que la próxima vez que nos pidan que subamos la ventanilla no nos preguntemos porqué lo hacemos, pero hagámoslo por si algo llegara a ocurrir.

Foto: StockSnap

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 2,50 de 5)
2.5 5 2
Loading ... Loading ...