¿Por qué la comida de los aviones sabe mal?

Si creemos que la comida de los aviones es mala quizá descubramos, después de leer esta noticia, que estamos equivocados.

Comida de avión

Este es un tema que se ha debatido de forma habitual entre todo tipo de personas. ¿De verdad la comida de los aviones es tan mala? ¿Sabe mal o es cosa nuestra? ¿Por qué conocemos a personas que son unos enamorados de esta comida cuando el resto la odiamos? Un estudio reciente, publicado en el Journal of Experimental Psychology, ha aportado información sobre la prueba que se ha realizado con 48 personas para determinar el resultado al misterio que se encuentra en relación a esto. ¿Quién tiene la culpa? ¿Las personas o la comida?

Lo que se ha hecho en el estudio ha sido dar a probar la misma comida en una habitación tranquila y en una sala que emula el ruido y el ambiente de una cabina de avión. ¿Os podéis imaginar cuál ha sido el resultado? ¡La opinión fue distinta! La misma comida, distinto lugar, distinto resultado en cuanto al sabor y la calidad de la misma. Es algo que muchos no nos habíamos planteado, pero que resulta una realidad a la vista de los resultados.

Pero todo tiene una explicación. Los expertos explican que el entorno sonoro de la cabina del avión lleva a cabo un proceso de inhibición en el que bloquea el gusto dulce de las personas. No solo eso, sino que al mismo tiempo que se bloquea el dulce, se enfatiza el umami (recomendamos echar un vistazo a la Wikipedia si la palabra no os suena).

La conclusión de que ocurra esto es que el sabor de la comida nos acaba pareciendo peor de lo que es en realidad. Hay personas que demuestran un comportamiento distinto y que puede verse afectado por patrones auditivos de la misma manera, pero por regla general el efecto suele ser común y por eso la mayor parte de las personas tienden a creer que la comida de los aviones es mala. Todo ello tiene mucho sentido, puesto que después de tantos años de crítica es lógico que los chefs y las aerolíneas se hayan esforzado por mejorar el sabor de la comida. Por otro lado, normalmente los platos y las recetas no se prueban en los aviones, así que en cierto modo hasta ahora era difícil que un chef entendiera porqué a los viajeros no les gustaban sus platos.

Hay otros motivos que ayudan a esto, como que el entorno de la cabina afecta a nuestra nariz y esto acaba pasándole factura al gusto. En cualquier caso, deberíamos comenzar a criticar menos a las aerolíneas, al menos por el sabor de su comida.

Vía: Time

Foto: Jirka Matousek

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...