Los aviones supersónicos vuelven a sonar como una posible realidad

La carrera por la construcción y puesta en funcionamiento de los aviones supersónicos sigue adelante.

viajes en el futuro

De los aviones supersónicos se ha hablado largo y tendido, porque son ese tipo de tecnología que todo el mundo espera con ganas para que cambie de una vez la forma de viajar. ¿Desplazarnos en pocas horas de un lado a otro del mundo? ¿dónde hay que firmar para que eso sea posible? Los vuelos supersónicos se han encontrado ante muchas dificultades, pero hay quienes están siguiendo con el proyecto para intentar que termine viendo la luz del día.

La empresa que ahora mismo está trabajando en ello es Aerion, que tiene el avión supersónico AS2 certificado para volar con el nombre de Boeing, lo cual es un factor añadido de garantías. La velocidad que alcanza este avión es de mach 1.4 y permite conseguir esos vuelos rápidos entre distintas ciudades muy alejadas. Si todo va bien este avión estará en funcionamiento en el año 2023, aunque inicialmente la intención es que se ofrezca a personas del sector de los negocios para que puedan participar en reuniones y viajes de trabajo de manera muy dinámica.

En el caso de que los vuelos supersónicos vayan bien y garanticen no solo la velocidad, sino también la seguridad y la eficacia a todos los niveles, es posible que para el año 2030 se normalicen y se apliquen a todo tipo de viajes.

Los primeros aviones que entrarán en acción y que como decimos están dirigidos a ejecutivos tendrán una capacidad de solo 18 personas. Está por ver si se conseguirá que esto cambie o no, dado que las características de este tipo de velocidad es posible que limiten el diseño y la capacidad de los propios aviones. Además de la mencionada Aerion hay otra entidad que trabaja en ello, la empresa norteamericana Spike Aerospace, que avanza con buen ritmo para poder cumplir el sueño de muchos de los amantes de los viajes en avión.

Ahora mismo hay una serie de inconvenientes que alejan los vuelos supersónicos de los cielos. Uno de ellos es el combustible. Se están explorando distintas opciones que permitan que se optimice el consumo y que además lleve a que no sea contaminante, dado que estos vuelos hoy por hoy liberan una cantidad de contaminante demasiado elevada. El otro principal es el efecto que producen las ondas sónicas que usan estos vuelos para impulsarse y mantener el vuelo. Las ciudades que se encuentran por debajo de donde pasan los aviones hoy por hoy sufren ruidos y efectos demasiado molestos como para que se puedan aguantar, sobre todo porque en un entorno en el cual los vuelos supersónicos se normalicen se podrían sufrir a razón de 50 ondas sónicas por día.

Foto: 12019

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...