Las aerolíneas presentan la forma de volar en la era pos-coronavirus

La era pos-coronavirus traerá importantes modificaciones en la manera en la que viajaremos en avión.

airline-1807486_1920

El mundo está cambiando y viéndose afectado de manera drástica debido al coronavirus. La pandemia ha invadido el mundo entero y nos ha llevado a cambiar nuestros hábitos y, sobre todo, a dejar de viajar. No viajamos más allá de realizar visitas virtuales debido a que estamos confinados. La cuarentena va relajándose y la desescalada nos permite salir. Pero todavía no pensamos en viajes. Eso es algo que vemos en la distancia, con precaución, porque sabemos que aún nos lo tenemos que tomar con calma.

También somos conscientes de que la era pos-coronavirus va a traer muchos cambios. Y esos cambios también afectarán a la manera en la que viajaremos en avión. Las aerolíneas están pasando por uno de sus momentos más críticos, aunque posiblemente sorprenda a más de un lector saber que incluso durante la cuarentena se han mantenido los vuelos hacia España por parte de numerosas aerolíneas. Ahora la propuesta sigue y continúan llegando aviones a nuestro país, no precisamente solo de personas que están regresando a su país de origen después de haberse encontrado atascados en el extranjero.

Dicho esto, lo importante ahora es saber cómo van a trabajar las aerolíneas para que sea posible seguir viajando en el futuro y que lo hagamos de una manera segura. Porque nos queda claro que los aviones, por su naturaleza cerrada, son un lugar peligroso y un marco de contagio frecuente cuando se trata de virus como el que está sufriendo el mundo entero en la actualidad.

Menos asientos

Lo primero que van a hacer las aerolíneas es reducir el número de asientos que venden. Los vuelos a partir de ahora tendrán una menor cantidad de pasajeros, lo que reducirá sensiblemente el volumen de beneficio de las empresas del aire. En cualquier caso, se tiene en cuenta que esta situación pos-coronavirus podría durar solo un tiempo y que dentro de un año o dos años se podría volver a la normalidad, aunque con algunos cambios de hábitos que ayudarían a evitar un problema similar en el futuro. Por lo tanto, de momento se habla de dos tercios de los pasajeros, dejando un espacio considerable entre ellos para que los vuelos puedan ser más seguros.

Limitar la comida

Es necesario reducir los puntos de contacto entre los pasajeros y los posibles riesgos del virus. Una de las formas de hacerlo por la que apuestan las aerolíneas es reducir al mínimo o eliminar el servicio que proporcionan de comida y bebida. Aunque posiblemente se dejarán unos mínimos para situaciones críticas, la idea será que los viajeros ya tengan aquello que necesitan por su compra en el aeropuerto o por traerlo desde sus casas. De esa manera se evitará un punto de contacto y se reducirán las posibilidades de que exista transmisión del virus.

airport-731196_1920

Trajes de seguridad

Los asistentes de vuelo de algunas aerolíneas del mundo ya han comenzado a mostrar en fotos en las redes sociales los trajes de seguridad que las empresas les han dado para que hagan su trabajo con más seguridad. Son trajes de seguridad similares a los que se utilizan en los hospitales y que garantizan que ni habrá trasmisión hacia el exterior ni tampoco hacia el interior, lo que les mantendrá protegidos a ellos y a los pasajeros.

El asiento central vacío

En paralelo a la idea de reducir la cantidad de asientos de forma proporcional, la propuesta que más se abre camino entre las aerolíneas es la que indica que lo que se hará será eliminar la fila de asientos centrales. Esto es algo por lo cual han optado muchas aerolíneas, que lo ven como una medida lógica para realizar el ajuste que necesitarían de una forma simplificada y no demasiado drástica. La cuestión es si la separación entre los asientos con la ausencia del central será suficiente de una manera práctica.

Controles de temperatura y mascarillas

Curiosamente, la aerolínea low cost Ryanair menciona que para ellos el eliminar la fila de asientos centrales se convierte en una absoluta temeridad que no será posible mantener sin que los beneficios de la empresa y sus cifras económicas se vayan al garete. Pero en contraposición a esto lo que sí dicen que harán será repartir mascarillas a todos los pasajeros, asegurándose de que además todos los miembros de la tripulación también las utilizan. Además, antes de subir al avión habrá un control de temperatura. No sabemos qué pasaría en el caso de que un viajero tuviera fiebre, pero es posible que también dispongan de tests del coronavirus para asegurarse de si el viajero está realmente enfermo de ello o no.

Pruebas de coronavirus antes del vuelo

Esto es algo que posiblemente no termine de materializarse por lo extremo de la propuesta y lo que podría significar para los viajeros que tengan costumbre de volar de forma habitual. Pero la aerolínea Emirates ya ha realizado un vuelo en el cual ha puesto a prueba este sistema en el que ha hecho test rápidos del coronavirus a todos los viajeros. Es probable que la medida solo se acepte en determinadas situaciones, ya que implementar este sistema implicará tener personal especializado que también pueda gestionar la realización de los tests.

Eliminar las revistas y catálogos

Es frecuente que en los aviones encontremos revistas, catálogos de productos y otros papeles. Todo ello es sensible de que lo toquemos y que al hacerlo nos llevemos las partículas y posibles bacterias de las personas que los han tocado con anterioridad. Por lo pronto lo más posible es que la mayoría de aerolíneas eliminen estos elementos que, en cualquier caso, tampoco resultan imprescindibles.

Cambios a los que habrá que habituarse

No hay constancia de que se vayan a implementar unos cambios u otros, dado que todo dependerá también de las medidas que se aprueben y de los distintos procesos por los que tengan que pasar las aerolíneas. Se menciona que podría ser posible que se introduzcan modificaciones en el interior de los aviones. Hay una empresa de diseño que ha tenido la idea de girar el asiento central y recubrirlo de cristal de manera que quede protegido. No resulta precisamente atractiva y se nos ocurren más de uno, dos o tres problemas de este tipo de concepto. Lo más probable es que sigamos viendo propuestas e ideas que podrían aportar un cambio en las aerolíneas y que al final solo algunas terminen teniendo trascendencia.

La era de después del coronavirus va a traer muchos cambios para los ciudadanos. Los viajeros nos tendremos que ajustar a distintos procesos nuevos. Nos imaginamos que si los controles de seguridad, temperatura y comprobación de credenciales ya son sólidos ahora en los aeropuertos del mundo entero, en el futuro aún lo serán más, especialmente cuando se abran las fronteras y todo vuelva a la normalidad. El mundo ya está teniendo una impresión destructiva acerca de lo que una pandemia puede provocar en la era actual y después de todo lo ocurrido posiblemente todos los países van a actuar de forma muy eficiente para evitar que la situación se repita. De esta manera el mundo podrá dejar atrás el coronavirus, todo lo que ha provocado y la tristeza y tragedia que ha llevado a miles de familias a lo largo y ancho del planeta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...