En caso de emergencia en un avión… ¡abandona el equipaje!

Si nos vemos envueltos en un accidente de avión o una situación crítica es importante que seamos conscientes de cómo actuar.

aerolínea Aeroflot

Hace unos días un aterrizaje de emergencia por parte de la aerolínea Aeroflot puso de manifiesto que hay ciertos aspectos que no están bien aprendidos entre quienes viajan en avión. El vuelo, que aterrizó en Moscú bajo un ambiente de intranquilidad y nerviosismo obvio y comprensible, dejó muy claro que todavía hay que educar más a los viajeros para que sepan cómo actuar y reaccionar en situaciones de emergencia.

Y lo peor de todo es que por un motivo u otro, lógicamente no solo por los errores cometidos por algunas personas, hubo más de 40 fallecidos. Eso es algo que nunca se olvida cuando se producen accidentes de avión. Las víctimas perduran.

Entre los análisis que se han realizado sobre lo ocurrido varios medios informativos han hecho especial hincapié en cómo hubo pasajeros que ralentizaron todo el proceso de evacuación. En ese momento crítico los asistentes del vuelo tienen la misión de conseguir que todo el mundo salga del avión sano y salvo. Y eso implica actuar con calma, pero con rapidez, sin que nadie se detenga a fijarse en pequeños detalles o que haga algo que pueda causar un problema tanto a los asistentes como al resto de pasajeros que están esperando para su salida.

Un vuelo que acabó en tragedia

¿Cuál fue el principal problema en el proceso de evacuación? Las bolsas, las maletas y el equipaje de mano en general. Muchas de las personas que estaban a punto de salir del avión y de conseguir ponerse a salvo pensaron en invertir tiempo en recoger su equipaje, en sacarlo del compartimento que está sobre los asientos. ¿Os podéis imaginar la ralentización del proceso de evacuación que puede suponer que una gran cantidad de pasajeros comiencen a sacar su equipaje? Esto lleva a que se pierda mucho tiempo y en este tipo de situación no hablamos de minutos, sino que los segundos son cruciales para que represente que más o menos personas pueden llegar a salvar la vida.

Por ello el sentimiento que se está extendiendo en los últimos días en todos los medios por parte de las aerolíneas, no solo por la parte de la implicada, es intentar que los pasajeros entiendan que no se puede actuar así en caso de situación de riesgo. Hay que dejar las maletas, olvidarse de ellas, porque nada que pueda haber dentro es tan preciado como para que arriesguemos nuestra vida o la de otras personas por ello. Y si realmente viajamos con algo tan valioso, que podría ser dinero, el pasaporte o cualquier otra cosa, lo recomendable es que lo llevemos en el bolsillo y que así no tengamos que separarnos de ello.

equipaje en aeropuerto

Esa es una de las recomendaciones que dan los expertos en vuelos: que nuestra identificación personal, como el pasaporte, siempre la llevemos encima. Eso nos ahorrará muchos dolores de cabeza. En la misma línea de recomendaciones está que viajemos con la ropa más flexible y cómoda que encontremos. No vamos a una fiesta con recepción presidencial, nos podemos tomar el derecho de viajar cómodamente y sobre todo llevar unos zapatos que sepamos que no se nos van a salir. Los tacones están muy poco recomendados e incluso es preferible prescindir de calzado con cordones que no se ajusten bien. Lo que nos interesará si hay algún tipo de incidencia es que los pies siempre estén dentro de los zapatos, dado que así evitaremos muchos problemas y posibles tropezones.

Otras recomendaciones a tener en cuenta

Hay más consejos que podemos aplicar si viajamos en avión para, en caso problemático, que podamos aumentar nuestras posibilidades de sobrevivir. Algo que es recomendable, a fin de reducir al máximo los riesgos de incidente, es que tomemos vuelos directos. Puede que salgan un poco más caros o que no haya tantas opciones, pero estaremos evitando despegues y aterrizajes, que son los momentos en los que se reúnen la mayor parte de los incidentes en vuelo.

Sobre la elección de asiento realmente no hay nada escrito de forma definitiva. Por lo general la estadística indica que los asientos de la parte del final aportan mayor tasa de supervivencia, pero en el caso del desastre de Aeroflot fueron quienes los ocuparon las personas que no pudieron salir. Por lo tanto será algo que quedará en manos del destino y de la disponibilidad de plazas en el vuelo en el cual estemos interesados en viajar.

Nuestra tasa de supervivencia podría aumentar si sabemos dónde están situadas las salidas de emergencia, dado que es un factor clave para poder salir en caso crítico. Estar atentos a lo que ocurre a nuestro alrededor y saber hacia dónde debemos ir podría llevar a que nuestro papel en el accidente cambie de forma significativa e incluso podríamos llegar a ayudar a otras personas. Lo mismo podemos decir del conocimiento que nos proporcionan los asistentes y de la importancia de ponerse bien el cinturón durante el vuelo. Son pequeños detalles que lo pueden cambiar todo. Por último, intentemos no tener cables de por medio durante el vuelo y el móvil guardado en el bolsillo, no en la mesita de manera que pueda terminar cayéndose al suelo y hacer que nos pongamos nerviosos para recuperarlo. Pero ante todo: no nos llevemos el equipaje.

Vía: The New York Times

Foto: StockSnap

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...