El Aeropuerto de Castellón, ¿se vende o no?

El grupo hispanolibio que debía presentar hoy el aval bancario para hacerse con el aeropuerto no lo ha hecho, ante lo que la Generalitat Valenciana ha decidido extender el plazo hasta el fin de semana. Por su parte, el presidente del aeropuerto dice tener la “certeza moral” de que el grupo presentará el aval.

Vista de la terminal del Aeropuerto de Castellón

Si por algo se caracteriza España como destino turístico es por el amplio abanico de aeropuertos que nuestros visitantes pueden elegir como destino, muchos de ellos situados demasiado cerca unos de otros. La fiebre por las infraestructuras, ya sean aeropuertos, autopistas o polígonos industriales (entre otros) se extendió por el país durante la época de bonanza económica y ahora, con una situación mucho más diferente, se pagan los aires de grandeza de tiempos pasados.

El aeropuerto de Castellón es un claro ejemplo de esos proyectos estúpidos y desmesurados que solamente respondían a la ambición de algunos por figurar en el mapa de España. Pues bien, ahora toca comerse la terminal, la pista de aterrizaje, la torre de control y algún que otro aparcamiento con patatitas.

Precisamente este aeropuerto ha saltado estos días a la palestra por el interés de un grupo hispanolibio de comprarlo. La fecha límite que se dio para presentar el aval bancario que garantizará los cerca de 200 millones de euros previstos para la compra y las inversiones era hoy mismo; una presentación que no se ha hecho efectiva y que por tanto supondría la eliminación del grupo empresarial de la carrera por la compra del aeropuerto.

Pero el Gobierno Valenciano, al que este aeropuerto le aporta muchísimos más gastos que beneficios, está dispuesto a cualquier cosa para deshacerse de él; o al menos así lo ha demostrado Carlos Fabra hoy, cuando ha asegurado que, pese a no recibir el aval bancario, tiene la “certeza moral” de que el grupo hispanolibio pretende adquirir el aeropuerto de Castellón. De la misma forma, ha restado importancia al hecho de que el grupo inversor no depositase el aval sobre su solvencia en el plazo marcado por la Generalitat. Y es que parece ser que todo vale para quitarse de encima al muerto.

Así, el Consell no ha tenido más remedio que extender el plazo para presentar el aval, sobre lo que Fabra ha matizado: “el plazo vence esta semana, pero puede ser el domingo o el lunes, tampoco especificamos correctamente”. ¿Así se hacen las cosas en Valencia, señor Fabra? ¿Sin “especificar correctamente”? Una historia de locos que acabaran pagando las de siempre: las arcas públicas.

Foto | Sanbec

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...