Comprar un jet privado con todo lujo de detalles: un transporte de lujo de la mano de Malmberg Aviation

Lo cierto es que existen un montón de fórmulas para moverte por el mundo viajando, pero una de las más VIPS es el jet privado, al que hoy echamos un vistazo en nuestro blog

jet

Cuando hablamos de viajes, podríamos referirnos a mil formas diferentes de hacerlos y aún así no daríamos con todos los tipos de viajeros del mundo. Y es que yo soy de las que piensan que aún con un plan organizado, cada uno de los que va en ese viaje cerrado que a mi me parece un modelo aburrido para conocer los mejores destinos que el mundo pone a nuestros pies, cada viajero lo hace de una forma distinta. Sin embargo, hoy no me he planteado hablarte de viajes con una limitación de ese tipo, sino que nos vamos a soñar como lo hacen los que nunca tienen problemas de dinero, porque hoy quiero contarte cosas curiosas del mundo de los viajes de celebrities y multimillonarios, de esos mundos en los que los jets privados y las islas propias son algo muy común. ¿Con ganas de saber más? ¡Pues vamos a ello!

Comprar un jet privado con todo lujo de detalles

En realidad, cuando hablamos de la posibilidad de tener un avión privado, hablamos de un público muy concreto, con cuentas corrientes con muchos ceros, y que además se suelen mover en ambientes muy específicos en los que el dinero no es casi nunca un problema. Para empezar a adentrarnos un poco en ese círculo tan cerrado de gente VIP vamos a hablar de cómo hacerse con un jet, que en el fondo no es más que una forma de transporte de lujo que permite llegar a lugares insólitos, así como a los destinos más habituales. Y lo hacemos en este caso de una de las firmas que se dedica a su comercialización, es decir, que le vende a todo ese público con tantos ceros en la cuenta la posibilidad de tener un jet propio. Hablamos en este caso de Malmberg Aviation.

Con tan solo echar un vistazo a la página web de la compañía nos damos cuenta de que no solo se trata de tener un jet para disfrutar de un medio de transporte propio y exclusivo, sino que el interior es capaz de personalizarse a límites extremos para satisfacer a un cliente que por lo general está acostumbrado a que no haya nada imposible. Por si fuera poco vemos también las posibilidades que ofrecen estos aviones en su interior, que tanto pueden ser más clásicas como los que acostumbramos a ver en los comerciales pero con asientos mucho más grandes y cómodos, como de repente se hacen improvisadas salas de reuniones para tratar asuntos de negocios en pleno vuelo. ¿Suena alucinante, no crees?

Un jet privado ¿para qué?

Sin embargo, para entender un poco más a este turismo de lujo del que muy pocos podemos en realidad disfrutar porque esta limitado a unos cuantos miles de personas en todo el mundo, tenemos que entender también la funcionalidad de las cosas que solicitan, porque aunque sean más caprichosos que la norma del viajero más normal lo cierto es que tener un jet responde también a las necesidades específicas de sus viajes, tanto por negocios como por placer.

  • Un jet privado permite llegar a lugares recónditos que de otra forma serían imposibles de alcanzar en vuelos o transportes convencionales y que suelen ser perfectos para las vacaciones de este tipo de público, que recordemos en muchos casos lo que busca es precisamente la privacidad y escaparse al círculo público del que casi siempre forman parte sus vidas.
  • La flexibilidad de horarios que les permite tener un transporte de este tipo hace que sea mucho más sencilla la posibilidad de ir de un lugar a otro sin complicaciones de tiempo, que aunque a la mayoría de los mortales se nos soluciona ajustándonos a una agenda más amplia y sumando al trayecto el tiempo de llegar a un aeropuerto, pasar la seguridad y embarcar, para ellos y sus muchos ceros en la cuenta es algo que pueden y quieren evitar a toda costa.
  • Cabe señalar además que por pura funcionalidad, probablemente serían pocos los que necesitarían un jet privado para poder moverse, sea éste más o menos lujoso. Sin embargo, lo de tener un jet, al igual que tener un barco o un Ferrari es una cuestión de caché, y el caché es algo que en este mundo del lujo, de los viajes VIP y de las celebridades hay que explotar al máximo, con lo que es bastante simple entender que este punto que a nosotros nos parece solo farándula, para ellos sea también una razón más para optar por algo tan estrambótico como un jet privado.

Imagen: Chris Hunkeler

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...