¿Cómo viajar en avión con niños?

Los niños pueden ser los peores pasajeros de los aviones, algo que podemos intentar evitar tomando algunas decisiones determinadas.

Viajar con niños

Viajar en avión es algo que le resulta complicado a muchas personas, incluso a los adultos. Ya hemos mencionado en otras ocasiones consejos que nos pueden ayudar a disfrutar de un viaje más ameno y agradable. El nivel de dificultad aumenta de forma considerable si viajamos con niños. Porque ya sabemos que los más pequeños de la casa son muy inquietos y que normalmente no están nada a gusto cuando tienen que pasar largos periodos de tiempo dentro de espacios reducidos.

Dicen algunos especialistas y padres, que un buen consejo es llevar a los niños muy cansados al vuelo. Esto se cree que puede lograr que les haga dormir el mayor tiempo posible. Pero es un arma de doble filo. Aunque en algunos casos puede ocurrir esto y que salgamos beneficiados, en otros el resultado puede ser incluso peor. ¿Sabéis qué ocurre con un niño cansado que además está inquieto? Que se va a quejar mucho más, que va a sufrir aún más y que nos va a dar más quebraderos de cabeza. Más, más y más. Es mejor optar por lo contrario. Que el niño descanse antes del viaje y si duerme, que sea en su periodo de tiempo normal. Pero no creamos que hacerles sufrir es una buena solución.

Una buena opción para los niños es que antes del viaje hagan un poco de ejercicio antes del vuelo. Dado que van a estar varias horas sentados es mejor que hayan hecho ejercicio físico antes.

Ante todo hay que conocer a los niños y planificar el viaje. Sabemos cómo se comportan nuestros hijos y qué necesidades pueden tener en los vuelos. Actuemos en consecuencia con ello y no dejemos nada al azar. Si sabemos que tienen costumbre de utilizar una mantita o un juguete para dormirse, es mejor que nos lo llevemos también para que puedan conciliar el sueño. Si les gusta beber agua, no olvidemos su botellín preferido. Cualquier cosa que podamos hacer para evitar sorpresas en el vuelo será bienvenida y también lo agradecerán los demás pasajeros del avión.

Algo que también les gusta a los niños es participar en la preparación del viaje. No hace falta que se encarguen de tomar decisiones, pero podemos preguntarles cosas que quizá les hagan sentirse más parte de la aventura. Por ejemplo, les podemos preguntar si se quieren llevar un juguete especial para que lo metan ellos mismos en la maleta.

Foto: skeeze

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...