¿Cómo no debemos comportarnos en un avión?

Si no quieres convertirte en el centro de atención en los aviones es mejor que tengas en cuenta algunos de estos consejos.

Interior del avión

Después de analizar la conducta de las personas que visitan hoteles hoy nos vamos a concentrar en las cosas que no deberíamos hacer cuando viajamos en avión. A nadie le gusta tener que convertirse en fruto del odio de quienes le rodean, por lo que nunca está de más que tengamos algunas pistas acerca de cuáles son esas cosas que suelen molestar a los pasajeros de los aviones.

Una de las cosas que debemos intentar evitar es el contacto físico no deseado con otras personas. Un roce con el codo o el brazo puede ser normal y no tener un problema grave, pero un contacto mayor que vaya más allá sí puede dar lugar a situaciones molestas. Lo mismo ocurre con el reclinado del asiento, algo en lo cual siempre hay que tratar de ser un poco más cuidadosos de lo que podamos imaginar. Es fundamental mentalizarse de que no debemos hacer lo que a nosotros no queremos que nos hagan y comportarnos en base a eso.

Por otro lado, mucho cuidado con los pies. El espacio que tienen las ventanas del avión no se debe usar para ponernos cómodos. Nunca. Y mucho menos podemos tomarnos la libertad de descalzarnos para ponernos más cómodos en este sentido.

Cuando nos descalzamos ocurren cosas. Cosas como que el olor a nuestro alrededor puede comenzar a ser muy, muy malo. Si somos personas que sudan, el efecto en quienes nos rodeen será muy desagradable. Por mucho que pensemos que nos hemos limpiado bien antes de salir de casa, tengamos en cuenta que la realidad puede ser distinta. Si además el viaje es largo, el problema puede ser todavía mayor.

En los aviones también es recomendable que nos comportemos como personas civilizadas, proporcionando a quienes están a nuestro alrededor un entorno agradable. Esto significa no hablar a gritos, no entrar y salir del asiento cada dos minutos por simple placer y no molestar a quienes están a nuestro lado. La forma de actuar en los vuelos siempre tiene que partir del respeto.

Cuando nos traigan la comida, por ejemplo, no la dejemos caer al suelo, y tampoco vayamos dejando restos en el asiento que puedan molestar a los demás. Hay otras situaciones que también pueden molestar a quienes viajan a nuestro lado, como el vomitar y dejar la bolsa de vómito cerca o el comer cosas que puedan tener olores desagradables. No existen unas normas de conducta específicas, pero cuanto más respetuosos seamos mejor.

Foto: cathedratic

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...