Wimbledon más allá del tenis

Este sofisticado barrio de las afueras de Londres es popular por celebrar uno de los torneos de tenis más prestigiosos del mundo. Sin embargo, también es un rincón ?typical british? en el que disfrutar de los grandes tópicos de esta cultura.

Wimbledon

Si eres un apasionado del tenis, probablemente ya estés en Inglaterra preparándote para la gran cita de este deporte. Desde hoy y hasta el 7 de julio el All England Club de Londres acoge el Campeonato de Wimbledon, una cita en la que podremos ver jugar a algunos de los grandes nombres de este deporte en nuestro país, como Rafael Nadal o Nicolás Almagro.

Wimbledon es una zona residencial situada al suroeste de Londres, parte del municipio de Merton. Dada la cercanía con la gran urbe, lo más habitual para los primerizos es aventurarse a descubrir el Big Ben, la Abadía de Westminster o la Royal Opera House. Pero si eres de los que acude fiel a la cita cada año, quizás sea hora de descubrir el entorno más cercano a tu recinto deportivo favorito. Es hora de descubrir Wimbledon.

Mundialmente conocida gracias al tenis, Wimbledon es una zona ?chic? que se divide en dos partes. El “pueblo” se corresponde con la calle principal, parte de la villa medieval que dio origen al barrio. La ?ciudad?, en cambio, hace referencia al desarrollo moderno producido tras la construcción de la estación de tren en 1838.

El núcleo de Wimbledon es de un delicioso estilo típicamente inglés, que hará las delicias de los amantes de esta cultura. Un buen lugar para disfrutarlo es la The Lawn Bakery, una panadería que sirve los populares y copiosos desayunos británicos sin escatimar en calidad, y que encontraremos en el número 9 de High Street.

Aunque ya que estamos en una barriada con regusto aristocrático, otra parada obligada son los establos de Wimbledon Village. El lugar perfecto para aprender a montar a caballo por la Wimbledon Common, el parque más importante de la zona, sin necesidad de traer nada de casa. Nos alquilan los guantes, las botas y los cascos.

Pero no todo el mundo tiene dinero para estos caprichos. Y por suerte, Wimbledon también se puede disfrutar sin soltar un céntimo. La citada Wimbledon Common es uno de los lugares perfectos, con 460 hectáreas de bosques, estanques, aves y naturaleza. En su interior encontramos un museo dedicado a la historia de los molinos de viento, así como un tranquilo café en el que tomar un helado.

Alojarse en la Cannizaro House puede costarnos un ojo de la cara (sus habitaciones son directamente suites), pero nadie nos dirá nada por contemplarlo desde el exterior. Por este hotel rural con 300 años de historia han pasado celebridades de la talla de Oscar Wilde. Si no nos importa el capricho, es una deliciosa propuesta para disfrutar del té de las 5 como un verdadero monarca.

Pero si preferimos seguir ahorrando, nos conviene un paseo hasta el Templo de Buddhapadipa. Fue el primer templo budista del Reino Unido y está abierto al gran público. Podremos así de su arquitectura, sus murales y sus fabulosos jardines serpenteantes. El lugar perfecto para conectar con uno mismo.

Como vemos, Wimbledon no se acaba con el tenis, y hay muchas cosas que hacer para disfrutar del tiempo libre.

Foto: grahamc99.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...