Volar es cada vez más seguro

amagill.jpg
El mes de noviembre ha sido muy importante para el mundo del turismo en lo que a seguridad se refiere. El pasado día 6 se inició una nueva regulación del equipaje de mano en los aeropuertos de la Unión Europea a raíz de la detención, el 10 de agosto, de una red terrorista que pretendía atentar contra aviones en pleno vuelo mediante explosivos líquidos.

El precio que pagarán los viajeros por las nuevas medidas de seguridad se traducirá en una mayor incomodidad y en una mayor pérdida de tiempo, relataba el editorial de La Vanguardia del día 5 de noviembre. En efecto, todo cambio lleva un proceso de adaptación, y varias semanas después del inicio de la regulación las colas y los cacheos interminables son la constante en todos los aeropuertos europeos.

Otra de las consecuencias será, con casi toda seguridad, el aumento de los precios de los billetes y las tasas, porque, como decía La Vanguardia, todo lo que comporte más seguridad equivale a mayores costes, tanto de personal como de equipos. Dado por hecho que las compañías aéreas no van a resposabilizarse de estos gastos -algo que considero lógico por sus intereses comerciales- considero necesario que los distintos estados europeos dediquen parte de sus presupuestos a paliar este gasto extra.

Si han tomado la decisión, a mi parecer correcta, de abogar por la seguridad de los viajeros, también deben acarrear con todas sus consecuencias. Por un lado, recibirán el agradecimiento social por la iniciativa -siempre habrá quejas por la pérdida de tiempo, pero la opinión general no será reacia-, pero por el otro también tienen la obligación de no perjudicar a los mismos haciéndoles desembolsar más en sus billetes que antes.Lo más importante de todo es que, cada día, volar es más seguro.

Foto: AMagill

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...