Vaticano: el pequeño gran estado

vaticansevillista.jpg
Foto: Sevillista

No todo el mundo puede decir que ha visitado el país más pequeño del mundo. ¿Quieres presumir de ello? Entonces tu próximo destino es un viaje a Vaticano, el estado soberano más pequeño y menos poblado del mundo. Además de ser residencia del Papa, en la conocida Santa Sede, las peculiaridades de El Vaticano son muchas. Dondeviajar.es os descubre algunas de las más curiosas.

Por ejemplo, aunque ya se conozcan otros regímenes no democráticos en otros países del mundo, El Vaticano es el único que manifiesta claramente su condición de dictadura teocrática. El Papa cuenta con los poderes legislativo, ejecutivo y judicial.

vaticanbeyond2.jpg
Foto: Beyond

Además de por su sistema político, el estado del Vaticano, con una superfície de tan sólo 0,44 km. cuadrados, cuenta por contrario con ciertas comodidades o ‘prestaciones’ que están al nivel de los grandes países. Es decir, que los 921 habitantes del estado disponen de, por ejemplo, de su propia televisión, emisora de radio, sitio oficial de internet o posibilidad de obtener dominios de su país (páginas web.va). Y, claro está, además del italiano, el latín es usu otro idioma oficial.

Incluso antes de la implantación del euro contaban con su propia moneda, la lira vaticana. Italia es su gran influencia en lo que a costumbres y tradición se refiere, pero su relevancia a nivel mundial es tan magna que goza de muchas de las particularidades de cualquier país desarrollado de grandes dimensiones.

vaticanozbex.jpg Foto: Ozbex

Por último, la economía es otra de las grandes particularidades del Vaticano. La Santa Sede cuenta con grandes ingresos llegados de todo el mundo mediante aportaciones de muchos estados y de donaciones, sobre todo de la comunidad católica. Pero, además de esta fuente, el Vaticano también obtiene capital de los beneficios de las empresas en propiedad de la Iglesia y sus actividades financieras de banca y de bolsa a nivel internacional. ¿Sorprendente verdad? Pues totalmente cierto.

Así, un pequeño estado sobrevive con holgura al mundo globalizado, contando en su superfície con monumentos de alto reconocimiento, como la Basílica de San Pedro, y con auténticos tesoros arquitectónicos, repletos de gran cantidad de oro. Un patrimonio que disfrutan casi exclusivamente el Papa y los sacerdotes del estado. Ahora ya saben algo más de este pequeño gran rincón dentro de la propia ciudad de Roma.

Más información del Vaticano
Sitio oficial de la Santa Sede

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...