Un recorrido por Edimburgo

Para pasártelo bien en Edimburgo no es necesario ponerse falda (o Kilt, como se llama originalmente esa pieza de ropa tan típica de Escocia). La oferta de actividades culturales, folklóricas y de ocio es muy amplia y variada. A lo largo del año, y especialmente en verano, se celebran multitud de festivales en la ciudad que se suelen agrupar bajo el concepto “Festival de Edimburgo”. Esta frenética actividad es la que ha convertido esta ciudad en la segunda más visitada del Reino Unido, después de Londres. De hecho, en verano su población (de cerca de 500.000 habitantes) se multiplica por dos.

Si tienes interés por visitar la capital escocesa, a continuación te vamos a dar algunas pistas para que te diviertas y disfrutes de esta maravillosa ciudad. Las calles de Edimburgo están cargadas de historia, tanto las de la ciudad antigua (The Old Town) como las de la parte más moderna (The New Town). Estos dos centros históricos, separados por los Princess Gardens (un gran parque) son los que articulan la vida comercial y turística de Edimburgo.

La ciudad antigua tiene su origen en la Edad Media y se encuentra enmarcada por el Castillo de Edimburgo y el Palacio de Holyroodhouse (la residencia de la Reina). A la sombra de estas construcciones, que son de obligada visita para todos los visitantes, se extiende The Royal Mile, una avenida comercial flanqueada por casas muy antiguas en la que se puede disfrutar de muy buen ambiente. Desde el punto de vista turístico, en la Old Town hay mucho que ver, como por ejemplo la parte menos noble, con calles más estrechas y oscuras y algunos pasajes antiguos por los que se organizan visitas guiadas en un entorno de misterio que evoca a las tradiciones de los fantasmas de los castillos escoceses.

La ciudad nueva data de finales del siglo XVIII y está considerada como un excepcional ejemplo de planificación urbanística neoclásica. Esta parte de Edimburgo se articula en tres grandes avenidas que se han convertido en ejes comerciales de la ciudad, repletas de hoteles, bares, tiendas y librerías: Princess Street, Queen Street y George Street. Esta última calle destacaba por el gran número de bancos que en ella había. En la actualidad, muchos de esos bancos se han convertido en bares de copas y alguno de ellos incluso mantiene la caja fuerte del banco como elemento decorativo.

Si queremos pasar unos días aquí podemos optar por acogernos a su amplia oferta hotelera o bien integrarnos más en la ciudad y buscar algunos buenos apartamentos en Edimburgo. En cualquier caso, seguro que con todos sus atractivos turísticos, nuestra estancia se nos hará muy corta. Edimburgo tiene la consideración de Patrimonio de la Humanidad desde 1995 y, al mismo tiempo, es una metrópolis impresionante que no dejará de sorprenderte a cada paso. Podrás disfrutar de inolvidables paseos por jardines, parques y callejuelas con encanto, tomarás copas, whisky o cerveza con tus amigos en sus pubs y bares, disfrutarás de una gastronomía muy especial con ingredientes escoceses, etc.

Lo más práctico para moverse por Edimburgo es ir a pié. La mayoría de puntos de interés de la ciudad están muy concentrados, de manera que podemos organizarnos una especie de ruta para verlos y disfrutarlos sin necesidad de agotarnos. No obstante, disponemos de varias paradas de taxis por si queremos hacer algún desplazamiento más largo.

La oferta cultural de Edimburgo también es muy amplia. Encontraremos teatros, como el innovador Traverse Theatre o el más clásico Festival Theatre (que es también la sede de la Ópera Nacional y de la organización del Festival de Edimburgo). En el Usher Hall podrás disfrutar de la música clásica que ofrecen la Royal Scottish National Orchestra y la Scottish Chamber Orchestra. En cuanto al arte, Edimburgo ofrece una interesante colección de obras pictóricas de carácter universal en la National Gallery of Scotland y una muestra de arte surrealista de primer nivel en la Scottish National Gallery of Modern Art.

En cuanto a los festivales, aparte del de verano, en Edimburgo se celebra uno muy importante a finales de Noviembre. En esa época, la ciudad se convierte en un maravilloso aparador navideño con su mercadillo de Navidad. Un poco más tarde, para celebrar la llegada del nuevo año, los escoceses de Edimburgo y quienes quieran pasar un fin de año inolvidable se reúnen en la Princess Street. Miles de personas se agolpan en esta calle para el Hogmanay (nombre que recibe esta celebración) y para disfrutar de unos increíbles fuegos artificiales que se lanzan desde el castillo.

Edimburgo está lleno de atractivos, tanto para quienes viajan allí para disfrutar del ambiente escocés en pubs y restaurantes típicos como para quien quiere disfrutar del arte, la cultura o el folklore. Quienes buscan una escapada reposada en un entorno urbano y natural increíble, tienen en Edimburgo un destino excepcional ya que podrán pasear por el casco histórico más antiguo, por las terraces y plazas de la New Town o por el jardín botánico (considerado como uno de los mejores de Europa).

Foto | kyz en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...