Un país lleno de color

Senegal es uno de los países más visitados de África Occidental. Entre las cosas que son de obligada visita se encuentran su capita, Dakar y el parque Nacional Niokolo Koba, el más grandes del país y donde se pueden contemplar leones, jirafas y elefantes en plena naturaleza. En Senegal se habla francés y wolof, el idioma del día a día, por lo que es necesario viajar con un guía. Además también hay que contratar un chofer para que te traslade de un sitio a otro, pues las comunicaciones en Senegal son bastante deficientes.

Situado al sur del río Senegal, la República de Senegal es uno de los destinos turísticos en África más demandados. Su primer presidente fue el poeta  e intelectual Léopold Sédar Senghor. Senghor fundó la revista L’Etudiant noir, junto con León Gontran Damas y Aimé Césaire, quien acuñó el término de ‘negritud‘ en uno de los artículos de la publicación. A ojos de la sociedad internacional, Senegal es uno de los países subsaharianos más avanzados política, social y económicamente. La capital de país, Dakar, se encuentra en la región del mismo nombre, que es la más pequeña y poblada del país. Su posición es estratégica pues, situada en la península de Cabo Verde, es un lugar intermedio en las relaciones comerciales entre América y Europa que se realizan por mar.

Senegal, un país maravilloso y colorido

La disposición de Senegal es muy curiosa, pues las regiones meridionales de Ziguinchor, Sédhiou y Kolda se encuentran separadas del resto del territorio por Gambia, un diminuto país que nace en la desembocadura del río Gambia en el Atlántico, poblando sus orillas hasta 300 kilómetros continente adentro. Hay que señalar que Gambia, a pesar de su situación, es uno de los países más atrasados del planeta en cuanto a Derechos Humanos se refiere.

La visita al país se debe hacer con un guía. Esto se debe a que la lengua que se utiliza de forma cotidiana en Senegal es el wolof, ya que el francés sólo se emplea a niveles de negocio o estudios. Es más, en algunas de las zonas que se suelen visitar no se habla nada de francés. El transporte público es más que deficiente, por lo que se aconseja alquilar un coche. Sin embargo, un viaje en coche en África nada tiene que ver con uno en Europa. Y es que las condiciones de las carreteras senegalesas son muy precarias, pudiéndose tardar más de tres horas en recorrer 100 kilómetros. Por lo tanto, también es aconsejable contratar un chofer que conozca bien los caminos.

Ente los sitios que merece la pena visitar destacaré, principalmente, dos. El primero, obvio, porque será el lugar de destino de tu vuelo, es Dakar. En la capital podrás encontrar todo tipo de servicios, además de centros culturales y mercados populares. Y el segundo es la parte oriental del país, donde se pueden hallar algunos poblados tradicionales africanos (Bedik, Bassari y Tenda, entre otros). Además, en el Parque Nacional Niokolo Koba, el más grande de Senegal, podrás ver una gran cantidad de especies típicamente africanas: leones, jirafas, elefantes, etc.

Foto: treesftf en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...