Montenegro, el otro turismo de sol y playa

Los conflictos bélicos que azotaron la zona de los Balcanes en los años 90 la convirtieron, por desgracia, en destino prohibido. Con el recuerdo de la antigua Yugoslavia aún vivo a pesar de cada vez más lejano, las repúblicas independientes que conforman la zona han emergido como atractivo turístico muy preciado en Europa. Puede que se deba a la novedad y, en consecuencia, a la virginidad de una tierra que durante mucho tiempo tuvo preocupaciones mayores que invertir en amortizar las visitas de foráneos. Y como la novedad es efímera, os invitamos hoy a descubrir una de las pequeñas joyas mediterráneas que albergan los Balcanes. Se trata de un lugar, además, donde el respeto por la naturaleza es una máxima primordial.

Bahía de Kotor, Montenegro

Bañado por el Adriático y abrazado por sus vecinas Albania, Bosnia y Herzegovina, Croacia y Serbia -incluida Kosovo-, Montenegro es el octavo país más pequeño de Europa. Sin embargo, sus casi 14.000 km2 son territorio de sobras para albergar una gran belleza. Podgorica ejerce de capital con sus apenas 140.000 habitantes, lo cual representa más del 20% de la población total del país. Suficiente para hacernos una idea de sus dimensiones. Sin embargo, esta ciudad no es el principal atractivo de Montenegro. Este protagonismo se lo roba, por ejemplo, el impresionante Monasterio de Ostrog. Ubicado sobre el valle de Bjelopavlici, se encuentra esculpido en las rocas y es uno de los santuarios cristianos más visitados del mundo. Seamos o no creyentes, nos dejará sin palabras.

También se lo arrebata, ya a primera línea de costa, la bahía de Kotor. Destacan sus acantilados, sus islas y el azul de sus aguas. Pero, sobretodo, la fortaleza de Kotor. Fundada por los cátaros, vigila majestuosa todo lo que acontece en la bahía desde un lugar privilegiado. Igual de recomendable es la localidad de Budva, algo más cercana al lago Scutari y cuya pequeña península bañada por las olas del Adriático ejerce de postal de bienvenida. Ambos son lugares ideales para un viaje de relax, y más en esta época del año. De hecho, la revista especializada Lonely Planet destaca Montenegro como un destino perfecto para el mes de junio, ya que las temperaturas alcanzan los 28 grados y el turismo suele llegar más entrado el verano.

Ideal para un fin de semana tranquilo, Montenegro te está esperando para que descubras la belleza de los Balcanes mientras te pegas un buen chapuzón. Cuando regreses, ¡cuéntanoslo!

Foto: Scott Lidell en Fotopedia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...