Tubohotel, un concepto diferente de hotel en México

Este hotel mexicano, situado en los alrededores de un importante Parque Nacional y arqueológico, ofrece la oportunidad de dormir en el interior de inmensos tubos integrados con el entorno. Una manera divertida de pasar la noche sin renunciar al confort.

Hay muchas formas de disfrutar de un hotel que se integra totalmente con la naturaleza que le rodea. Casas del árbol, cabañas, sofisticadas creaciones de arquitectos contemporáneos… Pero lo que hoy os traemos es mucho más original. Se trata de un hotel formado por pirámides de grandes tubos de hormigón, cada uno de los cuales se corresponde con una habitación.

Se define a sí mismo como «el hotel más padre de México«. Y a juzgar por el tono desenfadado de su web, alegría y buen rollo no le falta. Se encuentra en los alrededores del pueblo de Tepoztlan, unos 75 km al sur de Ciudad de México. Pero su mayor aliciente es encontrarse en el interior de una huerta orgánica a tocar del Parque Nacional El Tepozteco, con un espacio arqueológico con varios siglos de antigüedad y anterior a la colonización española. También alberga una gran riqueza natural y animal, con varias especies en peligro de extinción.

Dicho esto, ¿qué nos espera en el hotel? Pues como ya hemos avanzado, espaciosas y cómodas habitaciones integradas en el interior de tubos. Estancias que, pese a su peculiaridad, ofrecen todo el confort necesario para un buen descanso. Temperatura estable incluida. Los lavabos y duchas se encuentran en el exterior, pero son individuales y están en óptimas condiciones de limpieza e higiene (así lo reportan las opiniones en Tripadvisor).

Cada tubo- habitación tiene capacidad para dos personas, y el precio por noche es muy asequible. Ronda entre los 400 y los 600 pesos (24,50 € y 37 €) para una estancia a pie de suelo, y entre los 500 y los 700 pesos (30,70 € y 43 €) para las superiores. También existe una zona de acampada habilitada por unos 200 pesos (unos 12 €) por noche.

Los servicios del hotel no son los de un cinco estrellas. Claro está, no hablamos de este tipo de alojamiento. Sin embargo, ofrece mesas para comer algo, lugares en los que darse un baño y conexión Wi-Fi, aunque algunas opiniones aseguran que la señal es precaria. Para disfrutar del servicio de un restaurante no queda más remedio que caminar. En cualquier caso, el lugar es un punto de partida perfecto para realizar excursiones y actividades por la zona.

¿Te animas a vivir la experiencia?

Imagen: Extraída de la web del hotel.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...