Trinidad y Tobago, paraíso de playas vírgenes

Trinidad y Tobago es un país formado por varias islas, aunque las más importantes son Trinidad con casi cinco mil metros cuadrados y Tobago con tan solo trescientos. Son unas islas llenas de selva tropical, playas y restos de las conquistas del pasado tanto a nivel arquitectónico como a nivel social, ya que el carácter multicultural de la población es el resultado de las diferentes culturas que han ido poblando las islas.

Estas islas forman parte de las islas de Barlovento y a causa de su estratégica situación en el Caribe varios países han querido a lo largo de su historia conquistarla. Así pues españoles, ingleses, franceses, holandeses, letones e incluso piratas han intentado conquistar este país. Trinidad y Tobago es un país compuesto de varias islas, las principales son Trinidad, que es la más grande con casi cinco mil kilómetros cuadrados, y Tobago con alrededor de 300, con lo cual es significativamente más pequeña. Este país está muy cerca de la costa de Venezuela.

El Pantano de Caroni, en la isla de Trinidad

La capital de Trinidad es Puerto España y es una ciudad que fue fundada por colones españoles en el siglo XVI, aunque en el siglo XVIII pasó a manos británicas. La independencia la consiguieron en el año 1962 y en el año 1976 Trinidad y Tobago se convirtió en República. Actualmente es un centro financiero importante en el Caribe y hay muchas cosas que ver en la ciudad. No obstante, la zona este de la ciudad es un lugar que no se aconseja visitar al turista. El consejo es que antes de empezar el recorrido histórico cultural de la ciudad se visite por lo menos la pagina oficial de la isla. La razón del carácter multicultural de la isla proviene de la llegada de trabajadores de la India, de Oriente Medio o de China cuando en el año 1830 se abolió la esclavitud. Los descendientes de los actuales isleños son los responsables del carácter encantador de los nativos de la isla.

Tobago, sus aguas azules invitan a bañarse y disfrutar de los deportes acuáticos

Ademas de visitar Puerto España, hay otras poblaciones de interés turístico, como por ejemplo Charlotteville, Point Fortin  o Arima. Pero como en el resto de islas del lugar, la belleza de la isla se basa en su naturaleza, ya sea en sus selvas tropicales, sus palmeras, cascadas  (como la “Cascada Argyle”), pantanos (como el de Caroni) o sus playas. Así pues, el senderismo es de nuevo protagonista a la hora de decidir los destinos a visitar. Y por supuesto, debemos preparar las rutas más convenientes o recomendables, como por ejemplo la ruta de “Paria”, donde se recorre un río hasta el mar, la de “Río Seco” o la de “Salybia”. Todas ellas recorriendo naturaleza exótica, cataratas, con avistamiento de aves, etc.

Algunas de las actividades que se suele ofrecer al turista son: el piragüismo, paseos en canoa, bicicleta de montaña, espeleología, paseos en catamarán, etc. Y por supuesto, las playas.  Hay muchas, todas ellas vírgenes, exuberantes, de arena banca y donde el agua cambia de color en cada rincón. En ellas podemos practicar submarinismo, buceo o snorkeling. Todo ello acompañado de una buena gastronomía y de una buena oferta de entretenimiento tanto de día como de noche.

Foto1 | BasL en Flickr

Foto2 | Lee Coursey en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...