El seguro de viaje aumenta la tranquilidad de los viajeros

Contratar un seguro de viaje es la forma más sencilla de asegurar que tu viaje se sucederá sin problemas ni riesgos. Saber que en cualquier momento puedes acudir a un hospital o que si tu avión se cancela te devuelven el dinero incrementa la tranquilidad de los viajeros. Te damos algunas claves sobre la contratación de seguros y sobre sus distintas modalidades y cobertura.

Cuando viajamos nos movemos por ambientes y situaciones que no dominamos, que nos son extrañas. Por eso cualquier eventualidad o problema incrementa su importancia y la dificultad en su resolución. Para evitar situaciones embarazosas, indeseables o incluso problemáticas podemos optar por contratar un seguro de viaje, un trámite que nos resolverá muchos problemas. Dependiendo del tipo de viaje que realicemos contrataremos un tipo de seguro u otro. Y es que los hay desde aquellos que te ofrecen una cobertura mínima hasta los que te cubren incluso la responsabilidad civil. Por este motivo es importante que antes de emprender tu camino te informes bien y decidas desde el conocimiento.

No dejes que nada te impida disfrutar de tu viaje

Uno de los factores más importantes en cuanto a la contratación del seguro es el lugar en el que has contratado el viaje. Si lo has hecho por tu cuenta, comprando los billetes de avión y reservando el hotel tú mismo, así como estableciendo la ruta que vas a seguir, es posible que no tengas ningún seguro contratado y que debas coger uno adicional. Si, por el contrario, organizas tu viaje en una agencia de viajes, debes informarte de lo que incluye el seguro y dependiendo de la respuesta y del destino del viaje decidir el contratar uno adicional.

Los viajes contratados por agencia pueden ser de dos tipos: de estancia o combinados. En el primer caso sólo se incluye el alojamiento y no tiene ningún seguro de viaje subscrito. El segundo tipo de viaje incluye alojamiento y transporte y suele incluir un seguro mínimo o básico. Este último cubre:

Asistencia sanitaria durante el viaje: Suelen incluir gastos de hospitalización, medicamentos…
Indemnización en caso de retraso en el transporte: Retrasos de 5 o 6 horas, dependiendo del seguro.
Anulación del viaje por problemas técnicos o de la compañía: Si la compañía de viajes no se hace cargo, sí lo hace el seguro.
Overbooking: Con una indemnización que depende del importe del billete.
Transporte o repatriación en caso de muerte.
Envío del equipaje en caso de pérdida del mismo.

Además de este seguro mínimo existen de otro tipo que incluyen más coberturas, como vuelta anticipada en caso de la muerte de un familiar o adelanto de fondos si estás en el extranjero. La decisión de su contratación o no depende de muchos factores. Uno de los más importantes es el lugar de destino, ya que no es igual de arriesgado viajar a Londres que a Taiwan.

Foto: joiseyshowaa a Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...