San Petersburgo, una ciudad emblemática de Rusia

Palacio de Invierno.

El Este de Europa puede resultar un lugar totalmente desconocido para todos los occidentales que disfrutamos en la orilla del Mediterráneo de nuestro clima, nuestra arquitectura y nuestras plazas ambientadas en las tradiciones clásicas. Sin embargo, Rusia es una zona en la que debemos adentrarnos, conocer cómo son las costumbres del país y cómo se desarrolla la vida en esta zona europea que tan lejos nos queda. Y más concretamente, la ciudad de San Petersburgo, la segunda más importante del país, con más de 4.600 millones de habitantes. Una región marcada por la historia, las revoluciones y la belleza belleza colonial.

‘La ciudad de San Pedro’, que así es como la llamaron los alemanes, pertenece a la zona Euroasiática, ya que Rusia se divide entre estos dos continentes. San Petersburgo fue la capital del imperio ruso durante más de 200 años, hasta que finalmente, tras la revolución rusa, la capital pasó a ser Moscú. Sin embargo, San Petersburgo tiene tal importancia en el panorama revolucionario e histórico, que el centro de la ciudad ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad según la UNESCO. Es considerada como la «ventana de Rusia hacia el mundo occidental».

Este centro histórico, contiene grandes obras, grandes arquitecturas, grandes monumentos que hacen de la ciudad rusa un completo emblema del arte. Bajo la influencia italiana, las construcciones del siglo XVIII son las más comunes en la ciudad. Sin embargo, aunque en menor medida, también se encuentran referentes franceses en la arquitectura. La ciudad destaca por las múltiples muestras de cultura barroca y neoclásica, una gran variedad de templos soviéticos que sirvieron como almacenes y que hoy en día todavía se conservan como entonces.

San Petersburgo es uno de los lugares más fascinantes de Rusia. Y no solo por la arquitectura. Los museos, los parques, las avenidas, los monumentos de una elegancia extrema… Gobernada por los zares, la ciudad contaba con un elevado prestigio, que atraía a los más importantes y famosos artistas y arquitectos europeos del momento. Esta prestigiosa ciudad nació bajo la elegancia y la influencia italiana, francesa y holandesa, lo que provoca en la actualidad que San Petersburgo se desarrolle como uno de los principales ejes en los que se fomenta el ocio, la diversion, las compras y la gran variedad de restaurantes. Un lugar perfecto para conocer la Rusia más moderna con una cultura llena de historia.

Importantísimo en el viaje es recorrer la Avenida Nevsky, una de las rutas más bellas de todo el país. Disfrutar con las vistas del río Neva, o admirar las plazas de San Isaac. Sin olvidar el Palacio de Invierno, lugar en el que habitaban los monarcas rusos desde 1932 hasta 1917. O incluso realizar paseos en barco y poder disfrutar de la maravillosa noche en la que, en verano, apenas oscurece. Uno de los reclamos turísticos de la ciudad es ver en verano, como los puentes se levantan durante varias horas para permitir el acceso a los barcos mercantes. Uno de los espectáculos más turísticos de San Petersburgo, que atrae cada día a más personas a disfrutar del espectáculo.

Un viaje único que hará en los corazones de los turistas, un hueco para la magnífica arquitectura, para la soberana belleza de los parques, y para grandiosa historia que envuelve esta ciudad emblemática.

Foto: Michele Benericetti

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...