Roma pone orden en la venta ambulante de souvenirs

Los lugares turísticos de Roma no permitirán que se siga vendiendo comida y recuerdos en puestos ambulantes.

Roma pone orden en la venta ambulante de souvenirs

Roma no quiere dejar de vender souvenirs como se ha mencionado en algunas fuentes, sino controlar la venta que se realiza en puestos ambulantes en los exteriores de las zonas turísticas. Por lo tanto, que nadie se preocupe porque en los monumentos, museos y otros lugares similares podremos seguir comprando recuerdos, aunque siempre antes de salir de ellos. Una vez salgamos ya no habrá puestos de compra como sí ocurría hasta ahora. También entra en acción la prohibición de los puestos ambulantes de comida y snacks que también es común ver alrededor de atracciones turísticas de la ciudad.

Algunos de los lugares que se ven afectados por la medida que entró en vigor el pasado 1 de enero incluyen el Coliseo, el Panteón, la fuente Trevi y la Plaza de España. Si todo va bien el gobierno conseguirá aumentar así la protección de los monumentos y al mismo tiempo aliviar un poco la congestión que se sufre en este tipo de lugares tan turísticos.

Para el alcalde la situación no era tolerable más tiempo y querían poner freno cuanto antes a la continuidad en la venta de paninis y de recuerdos variados de manera ambulante. Con la medida se han cerrado al menos 17 puestos de venta y obligado a salir del lugar a distintos food trucks especializados en la comida rápida italiana por excelencia.

Roma está intentando poner solución a las consecuencias del turismo masivo que se sufre en Roma. Recientemente también entró en vigor la ley por la cual queda prohibido sentarse en las escaleras de la Plaza de España. La multa por hacerlo es de casi 300 euros, por lo que no resulta precisamente algo que los viajeros se tengan que tomar a la ligera.

En añadido a esto, el alcalde está reforzando la dureza de las autoridades ante comportamientos poco apropiados que incluyen comer y beber en los monumentos o incluso trepar por ellos. También se penaliza el bañarse en las fuentes históricas o el caminar medio desnudos. Todo ello intentará hacer que Roma respire un poco, dado que su nivel turístico es extremo y las autoridades están preocupadas por imaginar que de aquí a un tiempo la situación se podría descontrolar aún más.

Sus ideas no estaría nada mal que se tomaran en cuenta en otros lugares, dado que en España los puestos ambulantes, el top manta principalmente, produce una importante congestión en los centros de las ciudades.

Foto: Seneca

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...