Roma: más de lo que esperabas

coliseo.jpg

A la hora de viajar hay destinos y destinos, hay lugares que incitan a uno a descansar y a disfrutar del subestimado placer de la tranquilidad. Otros, en cambio, invitan a moverse sin parar de un lado para otro, a entablar conversaciones con su gente, aún con el escollo que puede suponer no dominar el idioma que allí se habla; a disfrutar de esos rincones que no aparecen en las guías y permanecen escondidos, de espaldas a la multitud, o bien, a buscar con esmero los lugares que conocemos por los libros que hemos leido, por las películas que hemos visto y por todo lo que nos han contado quienes ya estuvieron allí.


Roma es uno de estos sitios que la gente cree conocer sin haber visitado. Viajar a Roma es la única forma de darse cuenta de que da igual lo que hayas imaginado que sería y lo que te hayan contado. Sus calles y sus piazzas son el mejor lugar para dejar correr a sus anchas la curiosidad, y dejarse seducir, por el fulgor de un pasado que se muestra reticente a caer en el olvido.

foro-romano.jpgPreparar su viaje a Roma no le resultará complicado. En Internet podrá encontrar infinidad de información y referencias a esta bella ciudad italiana, en función de sus preferencias y expectativas. Da igual cuáles sean éstas, puesto que en Roma todas tienen cabida, ya sean de índole lúdica o cultural, que atiendan a razones del paladar o a las últimas tendencias de moda. Sus tres mil años de historia dan para eso y para mucho más.

Y es que, además, volar a Roma ahora le resultará mas barato que nunca, tan sólo bastará con buscar uno de los muchos vuelos económicos que ahora tenemos a nuestro alcance gracias a la democratización del transporte aéreo y embarcarse en una aventura por las entrañas de esta ciudad, que parece tener vida propia, que respira encanto de día y de noche y que parecerá susurrarle al oído desde el momento en que baje del avión: “bienvenutto”.

Bienvenido a un entresijo de veredas culturales (y esculturales), donde conviven en el mismo escenario, mundos clásicos, barrocos y renacentistas, dibujando un paisaje histórico y colosal que hoy se mezcla en el asfalto. Bienvenido a la ciudad de paso de Leonardo, al cielo donde Miguel Ángel desplegó sus alas y plasmó sus colores, a la contienda de grandezas, donde Bernini y Borromini disputaron su partida, sobre un tablero de iglesias barrocas.

fontana-di-trevi.jpgEntre en contacto con la misma arena donde antaño tentaron suerte y muerte valerosos gladiadores, al alcance de las zarpas de los más fieros animales. Atrévase a sostener la mirada eterna de Moisés, a cabalgar el agua de la Fontana di Trevi, al amparo de Neptuno y sus tritones. Piérdase por las calles para encontrarse en el bullicio de sus plazas.

Recorra sin miedo las 45 salas subterráneas de la casa dorada de Nerón, suba sin prisas los escalones de la Scalinata Trinità dei Monti, donde se dan cita cada día jóvenes venidos de todas partes del mundo, concédase el lujo de admirar la belleza de Afrodita y demás modelos de belleza divina que burla el paso del tiempo, en el palacio renacentista Palazzo Altemps.

Déjese seducir por el aroma de un capuccino en sus terrazas, respire la vida de sus mercados, recréese en el ambiente del foro romano, donde Cesar tomó las decisiones de todo un imperio…

Todos los caminos conducen a Roma, Roma es todos los caminos. Dispóngase a emprender el suyo propio.

Foto(1): Viaje por el mundo´s
Foto(2): Gdiazdeleon
Foto(3): alexcricket

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...