Playas sin socorristas, ¿deberíamos bañarnos?

Hay que tener mucho cuidado si nos queremos bañar en las playas, puesto que no hay socorristas que nos puedan salvar.

En los últimos días nos hemos encontrado con varias noticias muy tristes acerca del fallecimiento de distintas personas ahogadas en playas. El motivo de estas desgracias se ha encontrado, más allá de la tragedia de lo inesperado, en la ausencia de socorristas en las playas. Por las circunstancias actuales las playas no tienen a sus mejores protectores en ellas y esto está llevando a que se produzcan incidentes lamentables.

En algunos casos hemos leído cómo las personas accidentadas que no podían salir del agua fueron rescatadas por otros bañistas. Eso demuestra la grandeza de nuestra sociedad, el buen corazón de las personas y el afán por ayudar a los demás que nos caracteriza. Pero la situación en las playas nos hace pensar que posiblemente este no sea el mejor momento para darse un baño y mucho menos en aguas profundas o en zonas que puedan resultar un poco más peligrosas.

Aunque somos conscientes de que tenemos ganas de darnos un baño y disfrutar de la playa en estos momentos en los que la temperatura invita a ello, lo más recomendable es que tengamos mucho cuidado.

Esto no significa que no podamos ir a la playa, ni mucho menos. Podemos pasear por la arena, relajarnos tumbados en la toalla manteniendo la distancia recomendada respecto a las demás personas y disfrutar de la playa de una manera más tranquila. Por supuesto, también os recomendamos dar un paseo por la orilla, mojaros los pies en el agua y sentir ese placer de estar en contacto con un entorno natural que nos hará sentir fantásticos.

Hay muchos países donde está ocurriendo algo similar y en los que las playas están cerradas bajo recomendación de no bañarse, aunque abiertas para quienes las quieran visitar. Es lo que está pasando en Japón, donde las playas tampoco tienen socorristas ni responsables de seguridad en las cabinas de socorro, motivo por el cual se recomienda que los bañistas no se metan en el agua. La medida no deja de lado que se permita pasear por la arena, tocar el agua con los pies y, como decíamos, que nos sintamos a gusto en el entorno de la playa.

Sea cual sea la decisión que tomemos sobre la playa, sobre lo de pasar el día allí y disfrutar del ambiente, os pedimos que tengáis mucho cuidado. Porque nunca se sabe si vamos a tener la suerte de que otros bañistas nos ayuden si tenemos un problema a la vista de que es posible que no haya nadie a nuestro alrededor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...