Paisajes mágicos de México


Al norte del Distrito Federal de México, a unos 360 kilómetros y a 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar, Guanajuato, al igual que la vecina San Miguel de Allende, a unos 100 km, son parte del circuito de la Independencia, que el marketing turístico denominado ahora los «pueblos mágicos» de México, son ciudades encantadoras, coloniales, elegantes, repletas de leyendas, de historia, de arte y vida cultural.

Como primer paseo se podrá echar un vistazo rápido del territorio que se pisa, subir en funicular al mirador donde se ubica el monumento al Pípila. El boleto cuesta alrededor de 12 pesos mexicanos, es decir, un dólar. Desde allí se puede observar todo, un pequeño valle que se encuentra rodeado de cerros sobre cuyas laderas se amontonan casas coloniales color terracota, amarillo, siena, ocre y techos de tejas, el increíble edificio blanco de la Universidad de Guanajuato, las cúpulas de las iglesias, la antigua Alhóndiga.

Este es un lugar ideal para escuchar del guía un relato repleto de «noes» sobre los orígenes de la ciudad. Guanajuato es como un pueblito minero para explotar las riquezas de plata de la zona: no tiene fundador, no es plano, no es cuadriculado, no tiene plaza central, no tiene catedral, no existe un obispo, es un lugar donde es mucho más fácil ser feliz. En el año 1741 le dieron estatus de ciudad, con el nombre de Real de Minas, que modificó por el actual, que quiiere decir «montaña con forma de rana», es por este motivo que la mitad de las artesanías son ranas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...