Manila, metrópolis e historia en Filipinas I

Vista nocturna de Manila

Filipinas cuenta con un alucinante número de 7107 islas ubicadas hacia el sudeste asiático, ofreciendo una gran cantidad de playas desoladas, junglas agrestes, diversidad de etnias, increíbles paisajes y sobre todo, una importante historia que marcó tanto en la política del lugar, como también en su arquitectura y disposición de las ciudades que la componen.

Su increíble capital, llamada Manila, se ubica sobre la costa oriental de Bahía Manila, en la isla de Luzón, consagrándose la segunda ciudad más poblada de Filipinas. La misma cuenta con una larga historia en la cual se entremezclan influencias provenientes de España, Inglaterra, Japón y Estados Unidos.

Pero más allá de los importantes sectores históricos que podamos hallar en ella o la diversidad de culturas e influencias que se encuentren en la misma, seguramente nos impactará su sorprendente aspecto cosmopolita, comparable con las grandes y modernas ciudades de Hong Kong, New York o Shanghai.

Los hoteles de lujo son una exclusiva visual que marcan imponentes límites en el cielo, acompañados por grandes rascacielos colmadas de grandes oficinas de las más reconocidas empresas, otorgándole a la ciudad un aspecto moderno, dinámico y actual, que se contrasta con la llamada ciudad intramuros o también conocida como el casco histórico, una devastada zona que sufrió duras pruebas con el paso del tiempo, mostrando un sello de la colonia española claramente reconocible.

De día en Manila

La ciudad antigua se caracteriza por su emplazamiento de ciudad colonial, dispuesta en cuadrícula bajo los dogmas de las ciudades del nuevo mundo, presentando una disposición y morfología semejante a las ciudades colonizadas en América del Sur. A pesar de todo esto, la intención inicial de su emplazamiento consistió en formar una plaza defensiva, que hoy en día poco queda de ella, mostrando algunos indicios reflejados en los monumentos históricos que lograron sobrevivir a los interminables terremotos que azotan la zona, los incendios que destruyeron la ciudad durante sus primeros tiempos y las huellas que dejó la Segunda Guerra Mundial.

De los monumentos que pertenecen al conjunto de edificaciones históricas que deben ser visitadas, se encuentran las Iglesias barrocas de San Agustín y Santo Domingo, habiendo sido la primera construida en el año 1586 por el soldado Juan Macías. Tras los devastadores acontecimientos que destruyeron parcialmente la edificación, esta se volvió a reconstruír por última vez en el año 1973, mostrando el aspecto que solía tener en tiempos de antaño.

(Continúa en Manila, metrópolis e historia en Filipinas II)

Imágenes| The wandering Angel, ˜MVI˜

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...