Mallorca, nutrida y rica herencia

En esta entrada viajamos a la isla de Mallorca, uno de los destinos más solicitados de España. La ciudad goza de una rica y nutrida herencia que se puede observar en la arquitectura, sobre todo en el casco antiguo. Además las vistas de los valles y las playas son impresionantes.

Uno de los destinos más visitados de España es la isla de Mallorca. Por esta tierra pasaron fenicios, honderos, nómadas, piratas, griegos, romanos, moros, venecianos, franceses, españoles, entre otros. Esta espectacular caravana del tiempo ha hecho que la herencia de Mallorca se vea nutrida de diversos estilos que hoy podemos admirar en su arquitectura.

Calles del centro de Mallorca tomada de Flickr por dtodaf

En Mallorca podemos alojarnos en castillos antiguos, palacios reformados y hasta granjas. La ciudad nos recibe con un paisaje cambiante que sorprende de inmediato. En tan sólo 20 minutos podemos pasar de la capital Palma de Mallorca a la región de Valldemossa en las montañas del noroeste, un lugar encantador que albergó uno de lo romances más famosos de la historia, el de Chopin y George Sand.

Más allá nos topamos con el pueblo de Deia, otro lugar encantador. Si vamos hacia el sudeste nos encontraremos con Portopetro, un bello pueblo de pescadores que cuenta con calas de gran categoría. Hacia el oeste vemos las Antillas de Mallorca y hacia el norte encontramos Capdepera con su impresionante castillo medieval además de hermosas playas de arena dorada.


En Mallorca hay que empezar por Palma y disfrutar de su puerto, tomar un café donde hace años el tránsito comercial era imparable. En las calles del casco antiguo seremos capaces de viajar en el tiempo a cada paso, admirando la arquitectura, una de las más antiguas de Europa. Veremos palacios y hoteles en Mallorca de todo tipo. Luego hay que visitar la Catedral de La Seu, la única en el mundo que está orientada hacia La Meca.

Catedral de Mallorca tomada de Flickr por marcialquintero

Después hay que conocer el pueblo de Binissalem donde podemos hacer excelentes catas de vinos antes de partir hacia Valldemossa. En esta región vemos montañas altas y valles profundos. Aquí vemos las edificaciones de los monjes con hermosas terrazas que ofrecen una impresionante vista del valle. Otro mirador espectacular lo encontramos en Formentor donde la gente pugna por ganar un sitio.

Finalmente hay que ir a descubrir el Valle de Soller que queda detrás de una cordillera a la actualmente se puede acceder en un tranvía que atraviesa el cerro. Aquí las vistas son por demás espectaculares y terminamos saciados de Mallorca.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...