Los géisers más populares de Islandia

La clave del turismo en Islandia son sus atractivos naturales, que tienen su origen sobre todo en la intensa actividad que se produce bajo la superficie de su territorio. Si bien las aguas termales y los volcanes suelen ser los protagonistas, la misma actividad subterránea que permite su existencia fomenta la de otro fenómeno natural. Sin duda, uno de los más curiosos del mundo. Los géisers.

Strokkur entrando en erupción


Existen dos géisers muy populares en Islandia. El Geysir, también conocido como Gran Geysir, es uno de los responsables del nombre del fenómeno. Y es que la palabra ‘géiser’ tiene su origen en este término islandés, que proviene del verbo geysa (’emanar’). El Geysir se considera el géiser más alto en actividad, pues en circunstancias normales lanza agua hirviendo a 80 metros de altura. Sin embargo, las erupciones no son frecuentes y puede mantenerse inactivo durante años. En el año 2000, coincidiendo con un periodo de alta actividad sísmica en Islandia, estuvo disparando agua a más de 120 metrosde altura durante 2 días.

El Geysir se encuentra en el valle Haukadalur, concretamente en la colina denominada Laugarfjall. Sin embargo, no es el más famoso de Islandia debido a sus largos periodos de inactividad y a que la zona en la que se encuentra acordonada por alto riesgo sísmico.

El turismo suele decantarse por el Strokkur, ubicado muy cerca del anterior, en los alrededores del río Hvítá. Tan impresionante como el anterior por el entorno y por el azul intenso de sus aguas, el Strokkur entra en erupción cada 5 o 10 minutos y expulsa agua a unos 20 metros de altura. Lo suficiente para dejar maravillados a quienes lo observan.

Quienes deseen viajar a Islandia y contemplar el Strokkur tienen que realizar la denominada ruta del Círculo Dorado. Este recorrido también incluye el Parque Nacional de Pingvellir y sus bellas ‘cascadas de los dioses’ (Godafoss), así como las impresionantes cascadas Gullfoss. Se trata de un recorrido con origen y final en Reikiavik que se adentra en el interior sur de la isla. Un lugar de infinita belleza natural, como podemos comprobar.

El conjunto del territorio islandés ofrece paisajes únicos cuya existencia está marcada, como decíamos al principio, por la intensa actividad que hay bajo la tierra. Una actividad que convierte en frecuente los terremotos y las erupciones de volcanes, pero que a cambio ofrece fenómenos impresionantes. Los géisers son quizás uno de los ejemplos más paradigmáticos, y ningún visitante se arrepentirá de contemplarlos. Es algo que se debe hacer mínimo una vez en la vida.

Foto: moohaha
Vídeo: Arian Zwegers

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...