LA ROYAL MILE, VISITA OBLIGADA EN EDIMBURGO

edi.jpg

El whisky, las gaitas y las kilts son sólo tres de los productos más populares de la cultura escocesa. Por eso, todo aquel que viaje a Edimburgo, la capital de Escocia, tiene una visita obligada: la Milla Real o Royal Mile. Esta calle, que conecta el Castillo de Edimburgo con el Palacio de Holyroodhouse, alberga diversos centros de interés y edificios genuinos.

El Edinburgh Old Town Weaving Centre ofrece una ruta interactiva para conocer los orígenes de la tradicional falda escocesa y cómo se fabrica en la actualidad. También en esta calle se puede visitar el Scotch Whisky Heritage Centre, un centro premiado con diversos galardones, donde se puede disfrutar de un paseo a través del proceso de elaboración del whisky. Otro atractivo de la Royal Mile es el Museo de los Escritores, que recuerda a literatos de la talla Robert Louis Stevenson, autor de La isla del tesoro.

En el extremo de la Milla Real y construido sobre un volcán extinguido, se encuentra el Castillo de Edimburgo (siglo VI). Cada día desde 1861, excepto los domingos, disparan uno de sus cañones a la una del mediodía. La función original era informar de la hora a los marineros que estaban en el puerto de la ciudad. Hoy en día, el disparo se ha convertido en una atracción para los turistas. Desde el castillo se consigue una de las mejores vistas de la ciudad.

Edimburgo es la sede de diversos festivales a lo largo de todo el calendario. El verano trae uno de los acontecimientos más esperados: el Fringe, que llena de espectáculos las calles de la capital escocesa. El Festival de Cultura Ceilidh es otra de las grandes citas que reúne la mejor música, danza y poesía de las tradiciones escocesas. Este año se celebra del 24 de marzo al 15 de abril.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...