La Península de la Magdalena, un lugar para perderse

lamagdalena.jpg

Alguien dijo una vez que un viaje es como una vida dentro de otra vida – con un nacimiento, un crecimiento y una muerte – que nos es ofrecida en el interior de la otra. Viajar es una experiencia tan extraordinaria que constituye, sin duda, uno de los principales propósitos de año nuevo de muchos españoles.

La pregunta clave es: ¿Dónde viajar? Te mostramos en este reportaje uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad de Santander: la península de la Magdalena. Sin duda, una propuesta interesante para incluir en tus viajes en 2007.

Visitar este lugar es adentrarse en un espacio para el disfrute, en el que el equilibrio entre modernidad y tradición es perfecto. La Península de la Magdalena es un paraíso de 28 hectáreas salpicada por el mágico aroma de las ciudades marineras y repleta de opciones para pasar un día agradable. En ella podrás disfrutar de la energía de la naturaleza, gracias a las enormes zonas verdes y la gran variedad de especies arbóreas con las que cuenta.

Este parque público es tan especial que alberga en su interior, entre otras cosas, su propia playa, un curioso mini zoo con focas y pingüinos y un campo de polo. Los más pequeños podrán disfrutar del parque infantil, en el que se ubica el monumento en homenaje a Félix Rodríguez de la Fuente.

En este recinto también hay lugar para la cultura. La estrella indiscutible es, sin duda, el Palacio Real de la Magdalena, residencia de verano durante 17 años de los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia y, en la actualidad, sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Se trata de un lugar emblemático donde nuestra memoria será capaz de viajar vertiginosamente a otra etapa de la historia. Sus enormes salas, con decoración de época, evocan estampas de antaño, invitándonos a recrearlas con la imaginación. Un comedor de gala, un salo de baile, la sala de audiencia de la reina, el hall real o la  biblioteca son sólo algunos de los lugares que encontraremos si decidimos participar en las visitas guiadas que se organizan cada año.

Resulta realmente emocionante pasear por los rincones que un día fueron testigos de una historia confeccionada a base de hechos tan importantes como las audiencias de Ministro de entonces o las conferencias de Miguel de Unamuno y las representaciones teatrales de Lorca, llevadas a cabo en la etapa en la que el palacio pasa a ser Universidad. Las caballerizas son otro lugar clave que no puedes dejar de visitar en este viaje. Emulan a un poblado inglés medieval con tejados puntiagudos de vertientes pronunciadas y entramados de madera. Por si fuera poco, en el descenso del palacio, podemos encontramos las tres carabelas que el marino cántabro Vital Alsar donó a Santander. Paisajes espectaculares, rincones con encanto, opciones para el ocio, la naturaleza y la cultura  ¿Se puede pedir más?´

Más información sobre el Placio de la Magdalena

Foto: Manjeet Bawa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...