Bambú y rascacielos en Hong Kong

Hong  Kong

Es el pequeño tesoro de China, la ciudad más influyente del sudeste asiático. Riqueza y pobreza, luz y sombras, oriente y occidente… todo se combina fantasiosamente en este lugar de más de 7 millones de habitantes sobre el que pesan 150 años de influencia colonial y 5.000 de tradición China. Por eso hoy, Hong Kong es un lugar con personalidad propia. Esa extraña mezcla de inglés y chino, de comunismo y capitalismo a ultranza, de andamios de bambú y rascacielos de sesenta plantas. Hong Kong no nos dejará indiferentes y nos ofrecerá una visión completamente distinta de la China tradicional.

Es la ciudad más moderna del país, una ciudad que no duerme, centro de visitas turísticas durante todo el año, repleta de mercadillos callejeros y con un skyline que no tiene nada que envidiar al de Nueva York. Nos sorprenderá con cada una de sus curiosidades, que no son pocas: la gente lleva máscaras en la calle si está constipada o con gripe para no contagiar a los demás; los monjes budistas son altamente venerados, tanto que tienen asientos reservados para ellos hasta en el metro; por la calle no se puede fumar. El paisaje que nos ofrece la Bahía Victoria iluminada y el hermoso espectáculo Symphony of Lights es motivo suficiente para visitar este magnífico lugar. Este espectáculo es una sinfonía de luz y sonido que brilla con luz propia desde 44 rascacielos distribuidos por la ciudad y lo hace cada día a las 8 de la tarde; además, si estamos cerca podremos escuchar la música y la historia, y si lo visitamos en fechas señaladas, incluso veremos fuegos artificiales allá en lo alto de los edificios. Una maravilla.

Calle_de_Kowloon

Edificios famosos los hay por doquier, desde la Torre del Banco de China de 369 metros de altura hecha con aluminio y cristal, hasta el Central Plaza donde en su última planta reside la iglesia más alta del mundo o el Two International Finance Centre, el edificio más alto de Hong Kong en la actualidad. Para visitar todos estos edificios emblemáticos contaremos con dos medios de transporte fundamentales: el metro y el Ferry, dado que en Hong Kong existen 11 compañías que se dedican al transporte marítimo de pasajeros.
Alojarnos en este paraíso nos costará lo mismo que podría costarnos en cualquier ciudad europea si buscamos un hotel. Contamos con dos opciones: o nos alojamos en Kowloon, situado en la península, o Hong Kong, el distrito financiero. El primero se caracteriza por tener mucha más vida y ambiente las 24 horas del día, mientras que el segundo ofrece noches más relajadas y tranquilas. Los precios son similares, lo más barato que podemos encontrar ronda sobre los 80 euros. Sino siempre podremos recurrir a algún hostal o albergue céntrico que por 10 euros nos harán un papel enorme.

Hong Kong es el sueño capitalista de una ciudad comunista, produce ese choque emocional característico de culturas tan contrastadas como la que encontramos en la vieja Habana (Cuba). Seduce, sorprende, emociona. Impresiona. El último sabor que se nos queda es que Hong Kong, por encima de todo, es una ciudad bonita.

Fuente: disfrutahongkong
Foto: Diliff
Foto 2: Gelo71

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...