La Bucarest ‘low cost’

Apodada con cariño «La Pequeña París» por muchos ciudadanos y turistas, la impresionante belleza de Bucarest (Rumanía) y su rica historia la convierten en un destino muy popular entre los amantes de la historia. ¿Quieres descubrirla gastando muy poco? Te proponemos cuatro ejemplos para hacerlo.

Apodada con cariño «La Pequeña París» por muchos ciudadanos y turistas, la impresionante belleza de Bucarest (Rumanía) y su rica historia la convierten en un destino muy popular entre los amantes de la historia. Sin embargo, los viajeros con poco presupuesto encuentran a veces difícil disfrutar de una ciudad con semejante mote. Pero no todo es ‘high cost’ en Bucarest. A continuación descubrimos cuatro buenos ejemplos:

Plaza de la Revolución: Uno de los enclaves más importantes de la ciudad, y como tal, muy popular entre los visitantes. Aquí es donde el dictador Ceausescu dio su último discurso, y también donde la violencia de la revolución vivió su primer estallido. Obviamente, la plaza es un lugar gratuito y abierto al público las 24 horas. Descúbrelo y disfruta de su historia en cada rincón.

Palacio del Parlamento Rumano: Se creó como la joya de la corona del gobierno comunista, pero con la caída de la Unión Soviética, el recién establecido parlamento se trasladó a esta maravilla arquitectónica que cuenta con más de 1.000 habitaciones. Es el edificio administrativo más grande, caro y pesado del mundo. Ciertas partes del mismo están siempre abiertas al público, y también se pueden realizar visitas guiadas por unos pocos euros.

Museo del Pueblo: Representa la vida en Rumania a lo largo de los siglos, con casas reales y réplicas que abarcan cientos de años. Es una experiencia de inmersión obligada para cualquier aficionado a la historia, pues es es la mejor manera de conocer la mentalidad y el estilo de vida genuino rumano. La entrada vale menos de dos euros.

Transporte público: Afortunadamente para la mayoría de los turistas, la necesidad de alejarse del centro de la ciudad en busca de atracciones turísticas es escasa. La mayoría de ellas pueden visitarse tras pequeños desplazamientos a pie. Pero para quienes estén cansadas o quieren moverse rápidamente, hay unas pocas estaciones de metro y tren entre las que elegir. El billete no cuesta más de uno o dos euros por viaje. También son asequibles los desplazamientos en tranvía o autobús, pero el billete debe adquirirse previamente.

Fuente: Tourism Review.

Foto: AleBonvini.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...