Huanchaco, una playa de surf y caballitos de totora

Esta playa de Trujillo, Perú, combina diversos tipos de turismo en un solo espacio. Embarcaciones tradicionales con miles de años de antigüedad, platos tan conocidos como el cebiche, olas para los amantes del surf y mucho sol y playa.

De entre los destinos urbanos de Perú, Trujillo quizás sea una de las ciudades más destacadas. Cuenta con un bello y rico legado arquitectónico que hace las delicias de visitantes de todos los rincones del mundo, y que la convierten en el enclave más destacado del departamento de La Libertad.

Hoy os proponemos aprovechar el clima benévolo de la zona, con temperaturas estables que oscilan entre los 15º y los 30º durante todo el año, para visitar la playa de Huanchaco. De diciembre a marzo es la mejor época para hacerlo. ¡Huye del invierno europeo!

Esta playa se encuentra en el litoral norte de Trujillo, a tocar del Aeropuerto Internacional Carlos Martínez de Pinillos. Es famosa en todo el mundo por sus olas, que le han merecido el título de Reserva Mundial del Surf, un honor que comparte con pocas localidades del mundo. Es, por tanto, un destino muy preciado para la práctica de este deporte. Y de hecho, allí se celebra cada verano el Mundial de Longboard.

Pero no solo de olas va Huanchaco. A parte de la extensión de su litoral, muy recomendado para el baño, este enclave es popular por la gran tradición que le precede. Una tradición que aún se palpa hoy en día, y que resulta un gran aliciente para los visitantes.

Así, por ejemplo, en Huanchaco son protagonistas los caballitos de totora. Estas embarcaciones típicas tienen sus orígenes entre mil y tres mil años a.C.. En su día pertenecieron a las culturas Mochica y Chimú, que lo utilizaban para la pesca. Presentan un aspecto peculiar, con el extremo delantero curvado hacia el cielo, y están elaboradas con hojas y tallos de totora. De hecho, su construcción no ha variado en miles de años.

Hoy los caballitos de totora se siguen usando para la pesca, pero también han adoptado otras utilidades. Por ejemplo, la de transportar turistas. Aunque una de las más peculiares está relacionada con una modalidad de surf.

Además de estas embarcaciones, Huanchaco también es la cuna del cebiche. Un plato consistente en carne marinada (pescado, marisco o ambos) acompañada de aliños cítricos, y con una variedad de acompañamientos que van de la yuca al maíz, pasando por la lechuga o las algas.

Huanchaco es el lugar perfecto para degustar este plato, y nos sobran lugares para hacerlo. Su paseo marítimo cuenta con una gran variedad de restaurantes. Por la noche, la zona se transforma en un hervidero de bares y pubs.

Con todo ello, esta playa peruana nos ofrece varios tipos de turismo sin salir de un mismo lugar. Nos ofrece tradición, nos ofrece gastronomía, nos ofrece deporte, y nos ofrece sol y playa. ¿Te lo vas a perder?

Foto: xerex//.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...