Hallstatt, un pueblo mágico

hallstatt

En 1997, este hermoso pueblito llamado Hallstatt fue nombrado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Y no es para menos: el paisaje es impresionante, con enormes montañas con cuevas -Cueva de Hielo, Cueva Mammuthöhle, Cueva Koppenbrüller-, lagos, fauna y flora bellísima e importantes hallazgos arqueológicos, con una continuidad cultural de más de dos milenios y medio. Y todo eso lo podemos encontrar en los Alpes de Austria, cercana a Salzburgo.
La sal es el producto estrella y principal fuente de ingresos del pueblo. Su explotación se remonta a mediados de la Edad de Bronce, y fue la base de la riqueza de la zona. Los objetos que se hallaron en las tumbas durante la “época de Hallstatt” (1300-400 a.C) son una importante muestra de la prosperidad. Estos objetos los podremos encontrar en el Museo Kulturerbe Hallstatt. La mina de sal más antigua del mundo, así como el famoso campo de tumbas de Hallstatt los podremos encontrar en la meseta de la mina de sal, a la que se puede acceder a pie o en un funicular. Podremos admirar el conducto de agua salina más antiguo del mundo, el lago Hallstättersee -considerado el más hermoso del mundo-, las cascadas Waldbachstrub -y sus leyendas-, y el jardín del glaciar de Hallstatt, en el valle Echerntal.

Si estamos más centrados en la riqueza cultural que en la natural, además del museo, no nos podemos perder la Iglesia Parroquial Católica con un retablo, frescos góticos y tres altares con alas, el cementerio montañés con pequeñas tumbas familiares, el osario Hallstätter Beinhaus -posee innumerables cráneo descorados con una flor o con una serpiente- y las diversas excavaciones arqueológicas. La arquitectura de cada casa es especial, con adornos de madera típicos, pintadas de blanco y con techos negros, y con los balcones llenos de flores; y no podemos dejar de lado las costumbres del lugar. El pueblo es un laberinto de callejones y escaleras que dan a las casas. Entre las plazas, destaca la Markplatz, con su fuente central y sus fachadas cubiertas de enredaderas. Si buscamos un estilo de vida cosmopolita, aquí no lo encontraremos: no llegan a los mil habitantes, por lo cual es un destino ideal para relajarse y disfrutar de la belleza natural y cultural de la zona.

Su cultura es prehistórica, con influencia de otras culturas –la Cultura de los Campos o la Cultura de los Túmulos Célticos-, y en la que es característico que existan pequeños poblados, con casas de planta rectangular, a veces rodeadas por murallas. También se caracteriza por sus ritos funerarios que comprenden la incineración y la inhumación. Además, está marcada por el creciente uso del hierro, destacando la destreza para su fundición.

Fuente: Romantikstrasse, Locura viajes

Foto: sanderovski & linda

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...