Haití y el vudú

Haití y el vudú

Desde tiempos remotos, Latinoamérica ha sido una región influenciada por innumerables credos, traídos desde diversas partes del mundo, lo cual enriquece considerablemente su bagaje cultural y social. Y una de las manifestaciones religiosas más enigmáticas de la región lo podemos encontrar en su inhóspito Caribe, en el cálido y acogedor, pero pobre Haití, lugar donde gran parte de su población se siente identificada con las estentóreas e hipnóticas costumbres del vudú.

Aquella religión tiene un origen híbrido, en razón que a las creencias que habían transportado desde África los esclavos negros, aquellos le incorporaron ciertas tradiciones y costumbres que el cristianismo otorgaba en la sociedad donde desempañaban su trabajo, además de una gran dosis de elementos y preceptos mágicos, además de ser una variación del animismo, que cree sobre espíritus que moran en objetos o persona.

Y fue justamente en el mencionado país caribeño donde el vudú se empezó a expandir, aunque de manera secreta por sus practicantes, en gran parte del continente americano, en especial a mediados del siglo XVI. Sin embrago, debido a la dictadura de Duvalier en la década de los 50 del siglo pasado, se reformó la constitución haitiana, y entre los efectos que más conmoción causó en la isla fue la de declarar la mencionada religión como la oficial de todo el país. Esta decisión sería trascendental para todo el mundo, debido a que, en la actualidad, a pesar que la variedad de credos en Haití abra aumentado considerablemente, el número de practicantes de Vudú se estima en cerca de los 60 millones alrededor del mundo.

Foto | creo que soy yo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...