Grecia, la tierra de los dioses

Imagina ser un Dios Griego, el que tú quieras. Ser Poseidón, el Dios de los mares o si tu lado más perverso te lo permite ser Hades. Quizá quieras ser Zeus. En Grecia puedes ser eso y más, porque el mito se confunde con la realidad.

Grecia es un país que no ha perdido en nada su magia al pasar del tiempo, sigue siendo querida, admirada, deseada. Y en Atenas, su capital, la imaginación viaja incesantemente y es que la cuna de la civilización guarda enigmas  que solo los visitantes pueden descifrarlos. En esta misma ciudad es posible encontrarse con el barrio de los dioses, llamado así por la cercanía que tiene con la Acrópolis. Si existe un barrio de los dioses porque no puede ser un turista uno de ellos. El solo hecho de admirar la Acrópolis te convierte en un privilegiado y asistente de la historia de la humanidad.

Grecia es contemplar el Templo de Zeus olímpico o visitar la gran llanura de la región de Tesalia, donde surgen elevaciones de rocas oscuras que llevan encima monasterios bizantinos que pueden ser visitados u observados desde la lejanía . A Grecia, la civilización occidental le debe demasiado, le debe la inteligencia de sus hombres, la fuerza de sus ejércitos, las Olimpiadas que hasta la actualidad siguen vigentes.

Por eso el solo hecho de caminar por sus calles es remontarse a toda una mitología que ha viajado con el tiempo por el mundo, en sus calles puedes encontrar numerosas Penélope, Atenas cuyo poder máximo es seducir con sus encantos. Oír la música tradicional, visitar los museos, enumerar los cientos de lugares que no podrá visitar por la rapidez de tu visita, sentarte y pensar en lo que harás en la próxima visita: recorre y recorrer con ahínco por encontrar alguna maravilla que se adiciones a las que te han contado.

La idea de disfrutar del sol del mediterráneo que baña sus costas no es una mala idea, pero es mucho mejor visitar la belleza de sus esculturas y cerámicas que algún día influenciaron a muchas naciones del mundo. O indagar sobre los orígenes del teatro en sus bibliotecas, así como la filosofía que irradiaron sus grandes sabios o pensar en la gran proeza del mensajero de la batalla de Maratón. Porque el conocimiento es invalorable y apremiante en un país como Grecia que ha hecho del pasado su mejor puente para el futuro.

Foto | Dan..

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...