Gran Muralla China: Un enorme legado

Un enorme legado

Una de las cosas que más identifican a China es la Gran Muralla, imponente edificación de aproximadamente 6,400 kilómetros de longitud, que cubre desde la frontera con Corea en el este hasta el Desierto de Gobi al oeste y fue construida para evitar las invasiones en la frontera norte por parte de las tribus nómadas mongolas.

En un principio se trataba de una serie de murallas que los diferentes feudos locales construyeron para proteger sus fronteras. Sin embargo, en el siglo III AC, Qin Shi Huang logró derrotar a los feudos que se le oponían, convirtiéndose en el primer emperador de la dinastía Qin y unificando China. Fue entonces cuando ordenó que todas las murallas fueran unidas en una sola. Con el paso del tiempo y de las distintas dinastías que gobernaron China, la muralla sufrió numerosos cambios y reconstrucciones. Los continuos ataques por parte de los mongoles y manchúes también hicieron que ésta tuviera que ser reparada muchas veces en el transcurso de este tiempo.

La gran admiración que produce esta construcción ha hecho que sea muy reconocida a través de los años, es por eso que en 1987 fue reconocida por la UNESCO como patrimonio de la humanidad, y en el 2007 fue elegida por personas de todo el mundo como una de las nuevas siete maravillas del mundo en un concurso de Internet.

A pesar de lo reconocida y famosa que es esta edificación, no ha podido escapar del deterioro debido principalmente al uso que le han dado los mismos pobladores, en muchas secciones se han utilizado las piedras de su estructura para la construcción de viviendas y caminos. En muchas partes, la pared se encuentra completamente destruida, lo que hace que solo se conserve un 30% de ella. La erosión también ha causado un gran daño a la muralla, siendo la región de Gansu la más afectada. En esta región predominan las tormentas de arena, lo que ha hecho que la altura de la pared haya sido reducida a dos metros de los cinco metros que medía originalmente.

Debido a lo asombrosa que es esta construcción, se ha hecho muy común la creencia de que puede ser vista desde el espacio, esta afirmación incluso ha sido impresa en libros e impartida en la educación china. Sin embargo, se ha comprobado de que esta información es falsa, ya que la muralla tiene un promedio de 4 a 5 metros de ancho, lo que hace imposible su visibilidad desde el espacio a menos que sea vista con el cielo completamente despejado y con una idea exacta de donde está ubicada.

Foto | yosoyjulito

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...