Gastronomía de Bulgaria

sopa

Una gastronomía sencilla y sabrosa, digna representante de la cocina de los Balcanes. Así es la cocina de Bulgaria, condimentada por gran variedad de especias -tales como el ají picante, el orégano, el perejil, la ajedrea, la pimienta negra y el pimentón rojo- en alubias blancas, col, sopas, pepinos, carne de cerdo, vaca, y cordero. Con influencias griegas, turcas y árabes, y una pizca de la cocina italiana y húngara, no podemos dejar de probar los elementos más típicos de esta variada gastronomía que tiene como punto fuerte el clima favorecedor del país.

Para comenzar las comidas podemos optar por las sopas como son la tarator -una sopa fría de yogur batido con agua, pepinos troceados en daditos, perejil o hinojo, nueces molidas, ajo y aceite-, o la Shkembe Chorba -a base de tripas de cordero o cerdo, y aliñada con ajo y vinagre. También son conocidos por sus abundantes ensaladas, que acompañan cualquier plato: la blanca nieves -una ensalada de yogur, eneldo, pepino y nueces-, la ensalada de repollo -a la que se le añade zanahoria, apio y pimiento- y una de las más conocidas, la shopska -pepino, cebolla, tomate y queso Sirene, un queso blanco similar al griego-.

shopska

Como platos principales incluímos la kebapcheta -son unas albóndigas alargadas y muy condimentadas de vaca o cerdo, que se hacen a la parrilla-, la kavarma -un estofado de carne de lechón o cordero y verduras, una especie de kebab-, el guiuvech -carne de vaca o cerdo, tomates, pimientos y guisantes cocinados al horno dentro de una vasija de barro-, el sarmi -rollitos de hojas de col rellenos de carne de cerdo, ternera o comino, con verduras y arroz-.

boza

¿Y para el postre, qué comen en Bulgaria? Preparados con almíbar solo apto para paladares a los que les guste verdaderamente lo dulce, tenemos las baklavas o el kadaif; así como el banitza, un pastel de hojaldre relleno de queso. Y también podremos degustar la tarta de yogur con cacao. ¿Y para beber? Vinos como los tintos  el Cabernet, Gamza, Mavrud, Melnik, Merlot, Otel, Pamid y Trakia; los blancos Chardonnay, Misket, Dimiat, Galatea, Euksinovgrad, Riesling y Tamyanka. Si queremos una bebida típica, tenemos el boza, muy espeso y hecho con mijo, o el ayrian -de yogurt y agua-. Y entre las bebidas alcohólicas, el slivova -aguardiente de ciruela-, el grozdova -aguardiente de uva-, el kaisieva -de albaricoque-, la rakia, el mastika -anís- y el menta.

Fuente: Arecetas, Planeta gastronómico, Rumbo

Fotos: boza, shopska, sopa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...