Estrellas al mando de hoteles de lujo

Algunas celebridades del mundo del cine y la música han adquirido parte o la totalidad de famosos hoteles de lujo. Su figura ha sido el mayor aliciente para atraer a una clientela multitudinaria (y a veces multimillonaria).

Pongamos que quieres abrir un hotel muy sofisticado, lo más de lo más. Que ya tienes pensado el sitio y los rasgos más importantes del diseño, pero que te falta presupuesto y tienes miedo de estamparte. ¿Por qué no llamar a una estrella de Hollywood? Es la mejor manera de matar dos pájaros de un tiro, ya que te ahorras inversión y el marketing lo tienes asegurado. Además, a la celebridad en cuestión quizás le interese estar vinculado a un proyecto empresarial con sello ‘cool’ y que incremente aún más los ceros (a la derecha) de su cuenta corriente.

No te asustes, hay precedentes. Sin ir más lejos, Robert de Niro anda embarcado en un par de negocios de este tipo. El primero, muy conocido, es el selecto Greenwich Hotel del barrio de Tribeca, en Nueva York. Un lugar chic con influencias marroquíes e italianas y todo lujo de comodidades. Al segundo se ha lanzado recientemente, pero ya ha conseguido la atención de los medios de comunicación. Se trata del Hotel Boutique Nobu en Las Vegas, una ‘delicatessen’ cuyo estandarte será la creatividad en la mesa y la cocina fusión.

El secreto mejor guardado entre la élite de Manhattan es el Bedford Post Inn, un encantador hotelito de las afueras de Nueva York de impecable servicio. También es el secreto mejor guardado de Richard Gere, quien lo gestiona junto a su esposa Carey Lowell.

Las mujeres de la gran pantalla también se han lanzado al tema, demostrando que los negocios ya hace décadas que no son cosa de hombres. Muchos se habrán preguntando que se ha hecho de Olivia Newton-John, la flamante pareja de John Travolta en ‘Grease’. Que no sufran. Gestiona un magnífico hotel, el Gaia Retreat & Spa, bañado por las aguas del Pacífico y a tocar de la Gran Barrera de Coral. Ideal para unas vacaciones en Australia.

Pero no solo en Hollywood hay amantes de los negocios. El cantante Bono, líder de la banda U2 y gran impulsor de causas solidarias, se alió con su buen amigo David Howell Evans (conocido en el mundo de la música como The Edge) para hacerse con el Hotel The Clarence de Dublín. Aquello fue en 1992, y desde entonces se ha convertido en el hotel favorito de las ‘superstars’ que hacen parada en la capital irlandesa. Desde Bill Clinton hasta Kate Winslet.

La pareja formada por Emilio y Gloria Estefan, a los que la música ha hecho de oro, también disponen de propiedades hoteleras. Son el Costa d’Este y el Cardozo Hotel y se encuentran, como no podía ser de otro modo, en Miami. Mientras que el primero dispone de un magnífico spa en el que relajarse, el segundo es más cosmopolita. La fragancia de sus habitaciones es la misma que ellos utilizan en su casa, o eso dicen.

Como vemos, contar con un famoso es garantía de éxito en esto de lanzarse a abrir un hotel. Y es que además de los que ya hemos dado, hay muchos otros ejemplos más. Los encontraréis en la web de Traveler (en castellano) y en este artículo de Tourism Review (en inglés).

Foto: Philip Pessar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...