¿Está en Japón la tumba auténtica de Jesucristo?

Una leyenda dice que la auténtica tumba de Jesucristo se encuentra en Shingo, una región de Japón.

tumbas en Japón

Japón siempre nos sorprende por sus muchas curiosidades. En esta ocasión navegando por ahí, haciéndonos una idea de lo que podremos visitar cuando vayamos al país (porque de aquí a 2020 seguro que vais muchos de vosotros con motivo de los Juegos Olímpicos), hemos descubierto una de esas curiosidades irrepetibles. Se trata de la localización de la auténtica tumba de Jesucristo. Dicen que está en Japón, ¿alguien se lo esperaba?

Lo interesante de esta curiosidad es que no se trata de una de las excentricidades habituales de los nipones, sino que está basado en una creencia religiosa muy firme. Todo se remonta al descubrimiento de los documentos Takenouchi, donde se explica cuál fue el destino definitivo de Jesucristo, uno muy distinto al que conocemos todos de la Biblia. Según estos documentos Jesús no terminó sus días en el Calvario, en Jerusalén, sino que él llegó hasta Japón. Quien falleció realmente en el lugar donde aparentemente había caído Jesús fue Isukiri, su hermano más joven.

¿Pero cómo se llegó a este tipo de situación? Cuenta la historia que Jesús sí logró escapar de los temibles romanos. Jesús trazó un plan con la colaboración de su hermano y fue este el que ocupó su lugar ante un desenlace inevitable. Ahora el “auténtico” lugar de descanso de Jesús se puede visitar si vamos a Japón.

Cuando Jesús llegó a Japón se encontró con un país y una sociedad muy distintos. Había llegado a Shingo, lugar donde se asentó. Allí comenzó a vivir una vida normal y corriente, mundana y humana tal y como siempre había deseado después de todo lo que vivió en Jerusalén. Allí llegó a tener tres hijos después de tomar en matrimonio a una mujer de la región de Shingo. Tuvo una vida apacible y disfrutó de las mayores alegrías hasta que falleció por causas totalmente naturales tras haber alcanzado los 106 años.

La creencia es que todo esto es real y que Jesucristo dejó su semilla sembrada a través de sus herederos, lo que ha llevado a que su sangre perdure incluso en la actualidad. Quienes visiten Shingo podrán ver el lugar de descanso de Jesús, un montículo a modo de tumba con una gran cruz en la parte superior. También hay un museo dedicado a su figura y cientos de historias. Aunque hay quienes dicen que la mejor confirmación de la autenticidad de la historia es mirar a los ojos de los habitantes de Shingo, así como a sus tradiciones, para comprobar que hay algo que “no encaja”.

Foto: stux

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...