El peculiar diseño de los objetos comunistas invade Moscú

El pasado mes de noviembre Moscú inauguró su Museo del Diseño. Para estrenarse decidió ofrecer una exposición de objetos y utensilios habituales en la vida cotidiana de la Rusia soviética. Un interesante viaje al pasado que finalizará su travesía el 20 de enero.

Moscú y San Petersburgo son los dos principales enclaves turísticos de Rusia. Hasta el momento los amantes de los museos solían inclinarse por la segunda de estas ciudades, hogar del famoso Hermitage. Sin embargo, el atractivo museístico de la capital también es muy importante. Y por si hasta ahora hubiera sido poco, se le acaba de unir un nuevo aliciente. Se trata del Museo del Diseño de Moscú (Moskovskiy Muzey Dizayna).

Este espacio está pensado para que los artistas, arquitectos y diseñadores rusos puedan mostrar al mundo lo mejor del diseño en su país. Y para ello, nada mejor que estrenarse con un ejercicio de orgullo del pasado. Porque aunque el comunismo ya quedó atrás, y muchos lo recuerdan como una época oscura, dejó a su paso una forma de entender el mundo. Y sobre todo, una perspectiva de los avances y de la modernidad desde el prisma ruso. Un prisma que, pese a su aislamiento, permitió a la URSS convertirse en una de las dos potencias mundiales durante la Guerra Fría.

De este modo, la muestra ‘Soviet Design 1950-80’s‘ representa un repaso por los objetos e instrumentos que marcaban el día a día soviético durante ese margen de décadas. Los objetos cotidianos son los grandes protagonistas, pero es su particular estética la que toma mayor relevancia. «No son sólo encantadores objetos retro, sino el resultado de un acercamiento sistemático, funcional, estético y humanístico», explican en la web del museo.

La exposición puede visitarse hasta el próximo 20 de enero, y muestra los diferentes objetos distribuidos en secciones. Desde juguetes de la infancia hasta educación y ciencia, pasando por utensilios domésticos o artilugios deportivos. Entre sus piezas más valoradas se encuentra la ‘Nevalyashka‘ tradicional , un tentempié naranja con capucha y todo un clásico entre los niños de la época. O la Zenit, la cámara familiar equivalente a la Kodak en la URSS de los años 60. Varios de los objetos expuestos hacen clara alusión a la carrera espacial, una muestra de lo mucho que obsesionaba este tema en la época.

Una vez pase esta exhibición, el ente seguirá trabajando para presentar lo mejor del diseño ruso al mundo, pero también a su público más cercano. Y es que una de las iniciativas más aplaudidas del Museo del Diseño de Moscú ha sido un autobús reformado que servirá para ofrecer parte de las muestras con carácter itinerante. El vehículo acercará a las localidades cercanas charlas, talleres y pequeñas exposiciones pensadas para aquellos que no puedan desplazarse hasta la capital.

Vía: 20 Minutos.

Foto: Rustedstrings.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...