El Museo del Tsunami en Hawái

Recopila en el interior de un edificio que sobrevivió a un tsunami la formación, proceder y consecuencias del fenómeno. También repasa las catástrofes más recientes, y ofrece curiosidades como un simulador de olas gigantes o un parquímetro de acero doblado por el efecto del agua.

La ciudad de Hilo es el mayor núcleo de población de la Isla Grande de Hawái, y también la más meridional de Estados Unidos. Se encuentra a orillas de la Bahía de Hilo, una bahía con forma de embudo que hace que este enclave muy vulnerable a los tsunamis. Los ha sufrido a lo largo de la historia, y sus más de 40.000 habitantes saben que los volverá a haber.

El peligro acecha, pese a que no es tan intenso como antaño. Hoy hay otras regiones del mismo Pacífico con más posibilidades de sufrir una catástrofe como esta, o al menos una de gran magnitud. En cualquier caso, que mejor modo que aprovecharlo con un buen fin.

Desde hace años existe en la isla el Pacific Tsunami Museum, dedicado en exclusiva a difundir el origen y proceder de un tsunami y concienciar sobre su devastación. Su finalidad es educativa, pero también atrae la atención de los curiosos y amantes del turismo de catástrofes. Ninguno de ellos saldrá de allí sin conocer a la perfección el comportamiento de este fenómeno natural.

El museo gira entorno a dos principales ejes. El primero es el tsunami de 1946, que mató a 100 personas y se llevó por delante edificios enteros. El segundo es el sucedido en 1960, precedido por el popular Terremoto de Valdivia. Sin embargo, no olvida las catástrofes más recientes, como el tsunami del Sudeste Asiático de 2004  (base de la película ‘Lo Imposible’ de Juan Antonio Bayona) o el reciente terremoto y tsunami de Japón de 2011.

Los diferentes elementos expuestos son un recorrido por la historia de estos acontecimientos, pero también están plagados de curiosidades. Por ejemplo, podemos ver una maqueta de cómo era Hilo antes del terremoto del 1946. También contemplar un parquímetro de esa época cuyo acero quedó totalmente doblado por la fuerza del agua, o simular un tsunami en la costa de Hilo gracias a una máquina de olas.

Valga decir, como curiosidad, que el museo se encuentra en el interior de un banco que logró sobrevivir al tsunami más reciente que ha experimentado la isla.

Es cierto que la visita puede parecer algo morbosa. Sin embargo, el museo también es una gran ayuda para la población de la isla. Cada día recibe a grupos escolares que son guiados por educadores especializados. Estos jóvenes quizás deban enfrentarse algún día a un fenómeno como este.

Si os dejáis caer por Hawái, este es un buen modo de descansar del paraíso y despertar la conciencia.

Foto: Irargerich.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...